Bourass se estrena y Barkute recupera el trono en la Pujada a la Catedral - Noudiari.es | Noudiari.es

Bourass se estrena y Barkute recupera el trono en la Pujada a la Catedral

@Pablo Sierra del Sol / Anas Bourass, que lleva tres meses viviendo en Ibiza y apenas habla 15822053_1299845803372088_778841334_ncastellano todavía, trepó el primero hasta la cima de Dalt Vila para proclamarse campeón de la Pujada a la Catedral. 7 minutos y 19 segundos le han bastado a este marroquí que entrena bajo las órdenes de Joan Roig Silverde en el CA Pitiús para sacarle cuerpo y medio de ventaja a Salva Crespo.

El valenciano que recondujo su carrera como mediofondista de élite en la isla, también en el Pitiús y, también, a las órdenes de otro Roig, en este caso Toni, presidente del club y padre del entrenador de Bordass, ha vuelto unos días a Ibiza para disfrutar de las vacaciones y encontrarse con viejos amigos y no desaprovechó la oportunidad de participar en la Pujada.

15841206_1299845206705481_454438739_nPero el triunfo se le escurrió a Crespo ante al arreón final de Bourass, un corredor pequeño y rápido que le dejó atrás en los últimos metros. Cuando llegó a la meta, el tetuaní se quedó tendido en el suelo, las manos puestas sobre la frente y los ojos, asimilando la victoria en la emblemática prueba y recuperándose del sprint con el que ganó la primera plaza. A la hora de atender a los medios, su cuñado le hizo de traductor para explicar las claves de su victoria: “Estuvo lesionado hasta hace unos días, pero la preparación con su nuevo club le está sentando muy bien y hoy se ha notado. Ha decidido correr con ritmo rápido al principio, luego la prueba se le ha hecho dura, pero ha conseguido mantener la primera plaza”.

15822477_1299843960038939_1675695722_nEn categoría femenina, Indre Barkute (Club Bfit) fue la más rápida. La lituana reedita el triunfo de 2013, rebajando en once segundos su crono de entonces y dejándolo en 9 minutos y 14 segundos. “He decidido marcar el ritmo porque el nivel entre las chicas es cada vez más fuerte. Cada año intento cambiar la táctica para correr esta prueba y me ha salido bien esta vez. La he disfrutado mucho”, ha explicado Barkute.

La Pujada despidió el año del atletismo popular en Ibiza y Formentera registrando más de 800 inscritos y demostrando el enorme tirón de una prueba que se va acercando poco a poco a las cuatro décadas de existencia. Tampoco faltaron los disfraces que siempre le dan el toque cómico a la San Silvestre ibicenca. La plaza de la Catedral volvió a llenarse de público, que jaleó a los atletas que, según iban llegando a la meta, eran desviados a la zona de los miradores, donde los organizadores situaron la zona de avituallamiento y recuperación para evitar los colapsos en la explanada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *