El Saguntino deja sin argumentos a la Peña | Noudiari.es

El Saguntino deja sin argumentos a la Peña

En la imagen, un lance del partido entre el Saguntino y la Peña

@Noudiari / No pudo ser. Las dos primeras victorias seguidas (y el primer triunfo a domicilio) de la Peña Deportiva de Santa Eulària en Segunda División B tendrán que esperar. Llegaba el equipo de Dani Mori lanzado y optimista a Sagunto gracias a los tres puntos conseguidos contra el Baleares el pasado miércoles pero otro atlético, el Saguntino, detuvo en seco la inercia positiva de los blancos, 2 a 0.



En casa, el equipo que entrena David Gutiérrez es un ogro. Sus aficionados reconocen abiertamente que, el mismo equipo, bajaría a Tercera si cambiara de feudo. Y en las reducidas medidas del Nou Camp de Morvedre los peñistas naufragaron, como les pasa a muchas escuadran que lo visitan.

Foto de los capitanes con el equipo arbitral

Nuha Marong, un espigado delantero nacido en Catalunya y con ancestros gambianos, le abrió dos boquetes al casco de la Peña. Sus dos tantos llegaron en momentos cruciales: el primero en el 18, justo cuando los ibicencos conseguían reponerse del arreón inicial saguntino, que no acabó en gol por culpa de las paradas de un Dennis más inspirado que nunca.

El segundo de Marong subió al marcador mediada la reanudación. Ambos los marcó en el área pequeña, a trompicones el que abrió la cuenta, poniendo la caña en el palo largo el que la cerró.

Entre medias, Mori tuvo que revolucionar el sistema en el intermedio. Con Jandrín y Polanco en el césped, la Peña ganó profundidad a costa de pasar de la defensa de cinco a la zaga de cuatro.

El juego peñista ganó enteros pero ni Guille Andrés, en un par de cabezazos, ni Selfa, en un chut que conectó dentro del área en una internada, encontraron la puerta que defendía Lluna.

El 2-0 fue definitivo y las internadas de Gámez (una bala) y Gimeno, el autor del centro que aprovechó Marong para sentenciar, amenazaron constantemente a los visitantes, que se quedan en nueve puntos e incrustados en una zona fatídica que esperan abandonar con el paso de las jornadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *