El GEN pone nombre a los destructores de hasta 20.000 m2 de posidonia | Noudiari.es

El GEN pone nombre a los destructores de hasta 20.000 m2 de posidonia

@B.Roselló/  El estudio realizado por el GEN dentro del programa ‘La mar, una responsabilidad compartida’ analiza cómo afecta el fondeo de embarcaciones de grandes esloras sobre posidonia.



En el informe realizado, los ecologistas han estudiado a varias grandes esloras que se han localizado fondeadas sobre las praderas y dentro del Parc Natural de ses Salines.

Entre estos casos, destaca el ‘Force Blue’, de  63 metros de eslora y 12 de manga, fondeado en el Parc Natural, en la zona de Eivissa. En este caso estiman que el garreo del ancla afectó a unos 10.000 m2 de pradera. Pero no ha sido el único. El yate ‘A’, de 143 metros de eslora y 25 de manga, estuvo fondeado en el Parque Natural, en la zona de Formentera. La embarcación fondeó el 14 de septiembre a las 14:00 horas y se fue el 18 a las 08:28 horas. La embarcación estuvo garreando por una amplia zona de pradera de posidonia y arena, afectando a unos 4.500 m2 de pradera.

Lo mismo ha sucedido con el Prince Abdulaziz que ha afectado una superficie estimada de 200 m2 de posidonia, el Prince (800 m2); el Regina d’Italia (1.500m2), Adamas II (500 m2); Lady Beatrice (2.000 m2), Chopi Chopi (500 m2), New Hampshine (1.000m2) y el Lady Lara (1.000 m2).

En todos ellos, se demuestra, a través del AIS (Sistema de Identificación Automático) el garreo que provocan las anclas y las cadenas de las mismas sobre las praderas de posidonia.

Con todo ello, desde el GEN advierten que en cinco años la regresesión de la posidonia puede alcanzar el 30% ya que establecen que cada embarcación puede afectar entre 1.000 y 5.000 m2 de posidonia oceanica, aunque se dan casos, como el Force Blue, se estas cifras se superan con creces.

Xisco Sobrado relató que en las inmersiones realizadas en estas zonas se pueden diferenciar auténticas “autopistas” refiriéndose a “carriles de erosión” creados por el ancla de una embarcación de gran eslora.

En el informe se menciona que en ciertas zonas analizadas del Parc Natural de ses Salines se aprecia la generación de “bosques islas de posidonia”, que evidencian el “rápido deterioro de la zona”. Rizomas muertos, arrancados, tallos partidos o surcos en el arrecife de posidonia son algunas de las señales que demuestran el efecto devastador del fondeo de los megayates sobre las praderas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *