Et sona? Amb Marcos Torres | Noudiari.es

Et sona? Amb Marcos Torres

Marcos Torres. Foto: Pam Besada

Fer d’una passió un modus vivendi ha de ser complicat, per molt que l’artista eivissenc (des de la subhasta de Christie’s és més que justificat el substantiu) Marcos Torres asseguri trampejar com pot. Però el seu discurs revela que està ben segur del que fa. Aquesta passió neix de la música i tots els mites de l’era pop  (cinema, còmic i tota la resta). És, idò, un candidat ideal per sotmetre’s al nostre qüestionari. Sobretot si admet ser un home de fe que creu en la Santíssima Trinitat la d’Elvis, Bowie i Morrissey–.

Com a activista gràfic, director artístic, decorador, animador en una sessió de discjòquei o atenent una entrevista, aconsegueix el més difícil: donar coherència a un eclèctic ventall d’influències, fer que tots ballin junts o que vesteixin les seves samarretes. I si algú no ho creu, a les tres primeres paraules ja deixa marca.

Nom i edat:
Torres. Marcos Torres. A partir de julio he decidido empezar a mentir con la edad, (risas) pero de momento puedo decir que aún tengo 39.

Com sobrevius?
Gracias a unas ganas tan grandes como mi cabezonería, y siendo un poco malabarista y funambulista a la vez. Es decir: manejando siempre varias cosas a la vez y aprendiendo a mantenerme bien firme sobre la cuerda floja. Esto antes sólo era necesario para trabajar en el Cirque du Soleil, ahora es común en todos los artistas y músicos con intención de aguantar el tipo y con la cabeza bien alta.

Un record musical de la infància:
La maravillosa colección de discos de los Beatles de mi madre y la fascinante portada doble del ‘Sgt. Pepper’s’. El placer también era doble: mientras escuchaba el disco, pasaba horas examinando los detalles de la portada, las cubiertas y las láminas interiores, totalmente hipnotizado.

El teu primer disc:
Como en Ibiza no encontraba lo que buscaba, fueron tres a la vez, ya que lo primero que hice al salir de viaje de fin de curso en EGB fue meterme de cabeza en una pequeña tienda de discos como un poseso y salir con el “Rant’n’Rave” de los Stray Cats, el Nashville Sessions” de Buddy Holly y un recopilatorio doble de Sam Cooke.

El disc que et va marcar:
“Forever Changes”, de Love. Siempre recordaré como si fuese ayer que me quedé boquiabierto, cogí una silla y me la planté delante del equipo de música en cuanto empezó a sonar esa maravilla, como si estuviese asistiendo a un concierto. O al alumbramiento del niño Jesús. (Risas)

Quin grup portaves a la samarreta als 16 anys i quin portaries ara si no fos per la panxa?
Recuerdo dibujar a mano mis primeras camisetas, porque (de nuevo) en Ibiza era imposible encontrar camisetas de Gene Vincent o de Eddie Cochran, por poner dos ejemplos cualquiera. Aún las conservo, de hecho. Poco ha cambiado en la actualidad: Sigo haciendo mis propias camisetas, pero de forma menos rudimentaria y con mis héroes de siempre:  Elvis, Bowie, Blondie… No obstante, las cosas han cambiado: Ahora me encuentro camisetas de ¡AC/DC y de los Ramones en el Zara!, y al ponerme una camiseta de Bowie me lo confunden con Lady Gaga.

Un disc per un viatge llarg amb cotxe (de Cap Llentrisca a Sa Punta Grossa).
Algo evocador y bonito: El “Lady’s Bridge” de Richard Hawley o el “Vauxhall and I” de Morrissey serían dos grandes ejemplos de mi banda sonora perfecta para esa ruta.

El primer concert que vas anar, el darrer que has anat pagant i el que pagaries el que fos per haver-hi estat.
No soy un gran fan de Bob Marley, pero tenía cinco años y mis padres no necesitaron mi aprobación para llevarme a verle en el 78. No me acuerdo de nada, por supuesto. El último que vi pagando fue en el Primavera Club: The Vaccines y Ariel Pink’s Haunted Graffiti. En cuanto a la última cuestión, te diría que hubiese pagado mi alma por haber estado en el mítico concierto de Elvis en Haway en el 73, pero algo dentro de mí me está diciendo: “Venga, cobarde, confiesa que donde realmente hubieses querido estar es en la primera fila del concierto que dio Raphael en el Olympia de París en el 67”. Y es cierto. (Risas)

Vinil, Cd, Mp3? Per?
Cada uno tiene su momento y sus encantos, la verdad. El vinilo, porque suena mejor que ningún otro soporte, por el romanticismo, y porque es auténtico y genial. El CD porque es lo que más uso para pinchar, y el MP3 por la comodidad, y porque permite escuchar tu música todo el santo día desde el IPhone en cualquier parte.

Un artista o grup que ressuscitaries i un que mai hauria d’haver entrat a un estudi:
Sin duda resucitaría a Elvis, que como acontecimiento sería algo así como la segunda venida de Jesucristo [nota de l’editor: jo no sé si a Marcos Torres li agrada Mogwai, però, tal i com vaig fer amb Sandro, jo aprofit sempre per colar el meu grup preferit]. Y ahora mismo, se acaba de formar un atasco en mi cabeza, de tantos grupos o artistas que se agolpan por responderte a la segunda cuestión. Ahí se están dando de codazos y luchando por el primer puesto Michael Bolton, Justin Bieber, Los del Río o Modern Talking. En algunos países aplican pena de muerte por perpetrar la mitad de lo que ellos han hecho.

Una cançó per saltar, una per plorar, una pels diumenges de matí i una que et posi verro:
Para saltar, “Eton rifles” de The Jam, para llorar “Deeper tones of blue” de Nick Garrie, para un domingo por la mañana el “Sunday morning” de The Velvet Underground, y la última canción, sin duda alguna, el “If I could only be sure” de Nolan Porter.

Un lloc per punxar a Eivissa i Formentera…
Me lo he pasado siempre muy bien pinchando en Ibiza, y lo he hecho en lugares muy diferentes. Sería muy difícil escoger. Cualquier lugar donde el público esté receptivo y tenga ganas de pasárselo bien, haya buen sonido y si puede ser, que esté al aire libre. En Formentera no he pinchado aún y la verdad es que no me puede apetecer más…

A qui i on posaries un limitador de so?
Se lo pondría (y no te digo dónde) a todos los responsables políticos que usan los limitadores de sonido para amordazar a los bares y clubes pequeños para luego permitir que las grandes discotecas se dediquen a atronar desde kilómetros de distancia todo el verano sin que nadie se atreva a mover un dedo. A esos, y a los responsables de los ayuntamientos que permiten que cualquiera se pueda llevar por delante tu tranquilidad alquilando casas de campo al turista de turno para que te lleve la discoteca a la puerta de casa.

Una anècdota, divertida o no, que es pugui contar?
Mi época como director artístico de Rock Nights, en ese sentido, es una verdadera mina. He tenido que hacerme fotos con turistas de la tercera edad porque iba disfrazado de Elvis, he parado a poner gasolina caracterizado de Ziggy Stardust… Pero creo que el mejor momento fue cuando me tocó atravesar el centro de Formentera yo solito, a supervisar la prueba final del show visual que había hecho para la fiesta de los 80 que habíamos organizado para esa noche en la plaza de Sant Francesc. Iba solo, y maquillado como un miembro de los Kiss. Eran las fiestas patronales, la calle estaba a reventar, y a esa hora NADIE iba disfrazado. La gente estaba flipando. De repente me para un niño (con la cara iluminada) y me pregunta: “¡Perdona!… ¿Eres un mimo?”. ¡Zas! Yo me quedo con los ojos como platos ante la pregunta, en plan “Dios mío, te ha tomado por un payaso”. Y el pobre niño, que percibe que estoy a cuadros, corrige corriendo, como disculpándose: “¿O una “mima?”. ¡Zas!. “OK, y además piensa que eres una chica”. Como yo me quedo ya ojiplático y horrorizado, y el niño ya no sabe que decir, sale un chaval algo más mayor de un portal, y con profundo desprecio le espeta: “Pero chavalín, ¿Estás gilipollas o que te pasa? ¿No ves que es uno de los AC/DC?”. Ahí es donde yo ya me tiré hacia atrás con las patas hacia arriba, como en los dibujos animados japoneses. (Risas) Eso si, horas más tarde se había disfrazado todo el mundo y la fiesta fue apoteósica.

A quina pel·lícula t’agradaria haver treballat, Blow UpChelsea Girls o The Party…?
Que me perdonen Antonioni y Warhol, pero… ¿Bailarines rusos, un elefante psicodélico, una mansión en Beverly Hills llena de espuma, Peter Sellers suelto y Claudine Longet cantando? ¡The Party!

A una entrevista et referies a Elvis, Bowie i Morrisey com la Santíssima Trinitat en la teva imatgeria pop. Quins serien els quatre genets de l’apocalipsi?
Iba a añadir a Joe Strummer o mejor aún a Iggy Pop, pero hubiesen dejado muy de lado a Morrissey, así que vamos a completar el cuarteto con el señor Serge Gainsbourg. Ya les estoy viendo, con banda sonora de Morricone y todo. (Risas)

“Eat to the beat” by Mrmarcostorres on Mixcloud

Una respuesta para Et sona? Amb Marcos Torres

  1. fina Responder

    14 febrero, 2013 en 2:53

    Muy buena!!! Felcidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *