Manu San Félix: “La destrucción que ha sufrido la posidonia es irreversible” | Noudiari.es

Manu San Félix: “La destrucción que ha sufrido la posidonia es irreversible”

Daños sobre la pradera de posidonia del Parque Natural de ses Salines. Foto: Manu San Félix.

Daños sobre la pradera de posidonia del Parque Natural de ses Salines. Foto: Manu San Félix.

@D.V./ Las praderas de posidonia están desapareciendo del fondo marino del Parque Natural de ses Salines. No es una conjetura ni una suposición, sino datos científicos constatables. El informe de la consultora ambiental Oceansnell, que Oceana dio a conocer el pasado jueves, ha puesto los datos en negro sobre blanco: en los últimos cuatro años, la zona marina situada frente a s’Estany Pudent ha sufrido una pérdida del 16% de su pradera de posidonia, en la zona que abarca entre el puerto de la Savina y s’illa des Forn la pérdida es del 22%, y en el pas de s’Espalmador la población de posidona ha caido casi la mitad: el 44%.

Unos datos terribles que demuestran una realidad que, desde hace años, viene denunciando el biólogo marino Manu San Félix. Nadie ha fotografiado los fondos marinos como él y nadie ha visto mejor, con sus propios ojos, los estragos provocados por los fondeos irregulares. Con él hemos hablado tranquilamente de los detalles de este informe de Oceansnell, del daño que se ha provocado y de sus consecuencias.

-Los resultados del estudio de la consultora ambiental marina Oceansnell nos ha dejado consternados. ¿Los niveles de destrucción de posidonia que refleja eran los que usted esperaba?
-Para mí no es ninguna sorpresa porque ya hace tiempo que lo voy viendo. Este estudio, simplemente, le pone cifras a algo que ya se sabía y que estamos viendo diariamente. El problema de esta destrucción es que, como sucede bajo el agua, parece que no suceda nada. Es eso tan viejo del ojos que no ven… Pero si pudiéramos retirar la superficie del mar como si fuera una cortina y observar directamente la realidad del fondo marino, nos echaríamos las manos a la cabeza. Lo que está sucediendo en una auténtica catástrofe.

Como biólogo marino, mi objetivo es comunicar estos datos de la manera más neutra posible. Esto no son opiniones, son datos científicos, datos contundentes. Nuestra obligación y nuestro deber -y esto lo hago extensible también a los medios de comunicación- es presentar de manera clara unos datos objetivos que han sido medidos, fotografiados, cartografiados, y sobre los que no puede haber ninguna duda.

-Este daño, esta destrucción, ¿es reversible? ¿tiene remedio?
-No. Esto se ha perdido para siempre. Las praderas de posidonia tardan mucho en regenerarse. Para volver a la situación que teníamos hace unos años, deben pasar como mínimo tres o cuatro siglos. Es algo que no verán ni nuestros hijos ni los hijos de nuestros hijos. El crecimiento de estas praderas es lentísimo, y si hablamos de los arrecifes, su creación necesita miles de años.

-Hablábamos antes de datos objetivos. Recuerdo que hace un año y medio, el conseller de Medio Ambiente cuestionó los datos que usted ofreció en los que alarmaba sobre el deterioro de las praderas de posidonia. En este caso, ¿el informe de Oceansnell es irrebatible?
-Yo no soy político y no quiero tener ningún enfrentamiento ni con la consellería ni con nadie. No me quiero meter en ninguna polémica. Sólo soy técnico y expongo unos datos. Este trabajo de Oceansnell se ha realizado con la mejor maquinaria existente, con los medios más fiables. Se ha utilizado un sónar de barrido lateral que nos ha realizado una descripción exacta de la realidad de nuestro fondo marino. Los datos están ahí, encima de la mesa. Hemos enviado este informe al CSIC, a la conselleria de Medi Ambient y al Consell de Formentera y en todas partes nos han agradecido esta información.

-Nos decía usted que si pudiéramos apartar el mar y ver directamente el fondo marino, nos echaríamos las manos a la cabeza. ¿Llegará el momento en que las consecuencias de esta destrucción serán palpables y visibles también desde tierra?
-Ya lo estamos empezado a ver. Debemos tener clara una realidad: nuestras playas ya no son cómo eran. No tienen la claridad ni la belleza de hace cincuenta años, por ejemplo, pero es que este proceso de deterioro se está acelerando. Las praderas de posidonia son indispensables tanto en la claridad de las aguas como en la estabilidad de las playas, a las que protege de la erosión.

En la imagen, varias marcas de garreo dejadas por el arrastre de anclas sobre la pradera de posidonia. Foto: OceanSnell

En la imagen, varias marcas de garreo dejadas por el arrastre de anclas sobre la pradera de posidonia.
Foto: OceanSnell

Además, su papel en el ecosistema mediterráneo está demostradísimo ya que son un gran banco de alimento para muchas especies. Si hablamos con viejos pescadores, ellos nos contarán cómo ha caído la riqueza de la pesca en nuestros fondos marinos. Antes, por ejemplo, el Estany des Peix de Formentera estaba lleno de sepias, ahora son casi imposibles de encontrar. La pérdida de la pesca no sólo tiene que ver con la extracción sino también con la destrucción del hábitat donde viven los peces y otras especies. Y las praderas de posidonia son el principal hábitat de nuestras costas.

-Un deterioro de las playas es también un golpe a nuestro principal activo turístico.
-Mataremos a nuestra gallina de los huevos de oro. Mucha gente no tiene sensibilidad medioambiental y, cuando se le habla de la naturaleza, le entra por un oído y le sale por el otro. Muy bien, de acuerdo. Pero es que el otro argumento de peso, el económico, no deja indiferente a nadie: nuestra economía turística depende en gran medida del agua y las playas que tenemos, que hacen que Eivissa y Formentera sean un sitio especial. Sin ellas seríamos un destino del montón. Estoy hablando de nuestra economía, de nuestro bolsillo. Es algo que no tiene nada que ver con elecologismo, es puro sentido común.

-¿Por donde pasa la solución?
-Hay que ordenar el mar. Siempre pongo un ejemplo: ¿verdad que encontramos muy lógico que el tráfico rodado en tierra esté ordenado? Los coches no pueden circular por encima de las dunas, por ejemplo. Hace unos años dentro del Parque de Ses Salines se ordenó los sitios para aparcar y se protegieron las dunas. Incluso ahora nadie camina sobre ellas y se han recuperado de forma muy notable. Además, a la mayoría de las personas les parece correcto esas pasarelas que se instalaron. En el mar debemos asumir que somos muchos barcos y en zonas delicadas el fondeo tiene que ser ordenado cómo sucede en muchísimos lugares del mundo.

-¿Es muy complicada esta ordenación del mar? ¿Es factible?
-Hay que ordenar los fondeos y hacer que se cumpla la ley. No soy partidario de las penalizaciones sino más bien de la información. La mayoría de gente que fondea de manera irregular no lo hace por mala fe, sino por ignorancia. Además, creo que todo el mundo es consciente de que el turismo náutico es necesario y de que mucha gente viene a las Pitiüses a disfrutar de la belleza de nuestras islas. Creo que una solución sería la instalación de fondeos ecológicos, que es una opción sencilla y barata.

Sobre si la instalación debe ser pública o privada, o sobre si los amarres deben ser más caros o más baratos, eso ya es cosa de los políticos y yo ahí no me meto aunque por supuesto cómo ciudadano tengo mi opinión.

 

4 Respuestas a Manu San Félix: “La destrucción que ha sufrido la posidonia es irreversible”

  1. grande,entrelos, grandes Responder

    20 abril, 2013 en 0:49

    grandísimo peiodista DAVID VENTURA COMO ,,NOU DIARI, como NAHUELIFANTÁSTICAMENTÍSCAMENSISCAMENFANTASTICO…con cosas que nos importan de verdad ,, y todos ellos EMPEZANDO DESDE LA (OBJETIVIDAD OBJETIVA) con HAMED ENOICHI, etnicidad, metiendo objetividad ecología al gen, historía: paraules nostres,todos/das QUE PARTICIPAN etc,, BRAVISSIMO,, UN HUMILDE LECTOR!!!

  2. Pep Responder

    20 abril, 2013 en 10:38

    Les recuerdo que la praderas de Posidonia Oceanica son Patrimonio de la Humanidad.

    Y el Govern Balear tan pancho, mirando hacia otro lado y sin poner coto a este desastre ecológico. Menuda panda.

    Imagínense que entre los millonarios se pone de moda arrasar los montes -la Serra de Tramuntana, por ejemplo- con bulldozers, y se divierten abriendo caminos a acabando con ellos.

    Pues esto es lo mismo señores. Están acabando con una planta que nos da de comer.

    • una admiradora, admirada,alucinada,anonadada Responder

      20 abril, 2013 en 13:31

      Pep, ciertamente esto es malo,y lo peor, es que
      nuestros políticos dan el visto bueno o no se enteran, además de “ayudar” con geniales ideas como hacer de San Antonio un puerto libre, acabando con la poca Posidónia (que es lo que mantiene las aguas claras) que queda.

  3. mamarratxu Responder

    20 abril, 2013 en 21:48

    No tinc tan clar que es fondegi a llocs sensibles per desconeixement… Però aquestes coses no corresponen als biòlegs estudiar-les i cadascú pot tenir la seva opinió.
    Gran entrevista.

Responder a una admiradora, admirada,alucinada,anonadada Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *