Placeres culpables: ‘Vuelve, burra’ de Pedro Bastarrica | Noudiari.es

Placeres culpables: ‘Vuelve, burra’ de Pedro Bastarrica

Portada de 'Animal amador' de Pedro Bastarrica.

Portada de ‘Animal amador’ de Pedro Bastarrica.

@D.V./ ¿La han escuchado? ¿Qué les parece? ¿Abominable? ¿Lamentable? ¿Divertida? ¿Sarcástica? ¿Putrefacta? En cualquier caso, no podemos obviar su existencia. Se trata de ‘Vuelve, burra’ un tema incluído en el disco ‘Animal amador’ del asturiano Pedro Bastarrica. La canción admite dos niveles de análisis: el estrictamente musical -lamentable- y el que se refiere al contenido de la letra, absolutamente inconcecible a día de hoy y que nos remite a Radio Kabul o a algunos de esos países en los que rocían ácido a la cara de los mujeres, aunque no deja de ser la España de 1987.

Efectivamente, musicalmente estamos ante un truño de proporciones siderales. La producción penosa, los teclados pasados de moda y tristes, la voz que parece llegar como de una cueva, la melodía cursilona… La canción es insalvable y produce una violentísimo sonrojo. El tiempo ha sido especialmente cruel con este pop lírico ‘low cost’ ochentero de voz y teclado-sintetizador. Pero la letra… amigos, esa letra es digna de enmarcar. ¿Qué pensar de este estribillo?

“Burra, siempre que yo te he pegado, siempre que te he maltrado, era con justicia !Oh! Burra, era un sentimiento humano, borrascoso y despiadado que invadía mi corazón Burra, te gritaba a todas horas con gran desesperación. Vuelve, Burra! no te escondas que es peor Vuelve, Burra! que mi odio es sólo amor…”

¡Qué bonita era la moderna España de los años 80! De aquí venimos, de esa época en que el país se partía la caja en Fin de Año con el gag de Martes y Trece de “mi marido me pega” y en el que todavía se hablaba de “crimen pasional” cuando alguien le prendía fuego a su mujer. Y la música pop, como no podía ser de otra manera, reflejaba en sus letras el entorno social en el que crecía.

Lamentable en lo musical, repugnante en lo lírico. ¿Quien concibió esta porquería? Pues aquí viene la sorpresa: Pedro Bastarrica, uno de los nombres más respetados de la música en Asturias. Batería del grupo seminal de pop asturiano, ‘Los archiduques’ -en los que coincidió con un jovencísimo Tino Casal que todavía no había descubierto el glam y todavía era cantante ye-yé-, posteriormente alternó proyectos comerciales -él fue el productor de Zapato Veloz- con sus labores de músico y arreglista, montó el primer estudio de grabación digno en Asturias y fue productor tanto de grupos de rock -Los Suaves, Ilegales- como de música tradicional asturiana. Un buen tipo, querido y respetado, que tiene a día de hoy una escuela de música a su nombre en su Oviedo natal, donde murió prematuramente a los 51 años.

Siendo benevolentes y aceptando que ‘Vuelve, burra’ es, sencillamente, una broma sin gracia, el paso del tiempo la ha convertido en una preciada joya arqueológica. De la misma manera que el material en descomposición puede transformarse en petróleo, la atrocidad que es ‘Vuelve, burra’ se convierte en una gema tan imperfecta como fascinante y un hallazgo para todos los amantes de lo feo y lo erróneo. Un autentico placer culpable.

P.D: Gracias a Marc Barrachina por haberme descubierto esta joya.

5 Respuestas a Placeres culpables: ‘Vuelve, burra’ de Pedro Bastarrica

  1. Sergio Peña Responder

    2 marzo, 2016 en 4:17

    Gracias por el artículo, me ha gustado mucho la conclusión final, si bien creo que sería conveniente puntualizar ese inicio en el que se acusa al tema de ser lamentable y de usar teclados pasados de moda. Esa era precisamente la intención, pero tanto en esa canción como en todo el disco en sí. La producción en absoluto reflejaba las posibilidades ni del técnico (el propio Pedro) ni de su equipo. Si le produce al columnista todo eso que describe, es que se hizo el trabajo correcto al hacer el disco.

    Disco que yo creo se hizo como una broma pasajera, sin intención alguna de vender. Hablamos de un álbum que incluye temas titulados “caca con moco”, “a evacuar” o “balada del hombre del carrito”. Es imposible tomarse nada de ello en serio. El reprís de “Siliconas” es el descojone absoluto.

    Nota: en el estribillo dice “era con justicia o no”. Pedro murió a los 53 años. Era mi padre.

  2. isidroco Responder

    2 julio, 2019 en 17:23

    El disco me parece brillante, lo pasaban en la radio (vivo en buenos aires) en la década del 80. Hace muy poco después de escucharlo de nuevo en YT logré comprar un par de ejemplares en excelente estado y digitalicé para poder escucharlo con buena calidad. El disco entero es brillante, tanto la letra como la música. Es una pena que haya muerto tan joven. ¿Alguien sabe de qué murió?

    • Juan Manuel Camas Responder

      11 septiembre, 2019 en 14:28

      Pedro murió tras un tiempo luchando con un tremendamente injusto cáncer, pues siempre había sido un tipo muy sano y deportista.

  3. Juan Manuel Camas Responder

    11 septiembre, 2019 en 14:27

    Pedro murió tras un tiempo luchando con un tremendamente injusto cáncer, pues siempre había sido un tipo muy sano y deportista.

  4. Sergio Fantino Responder

    2 junio, 2020 en 2:20

    Este Disco fue lo primero que mis oidos escucharon en la incipiente decada del 80 del rock español junto con La Union, abriendo un abanico de sonidos y cultura que solamente habia llegado a mi casa de mano de julio a<iglesias, y cantores de la talla de Nino Bravo, recuerdos inborrables que marcaron mi niñes y adolescencia, gracias Pedro ahi donde estes, componiendo y arreglando temas para la eternidad, saludos desde Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *