La propiedad de la finca de Can Pere Mosson subraya que los trabajos de rehabilitación de la torre “se ciñen a la normativa” | Noudiari.es

La propiedad de la finca de Can Pere Mosson subraya que los trabajos de rehabilitación de la torre “se ciñen a la normativa”

@Noudiari / La propiedad de la finca de Can Pere Mosson ha respondido a las críticas por el uso de cemento en la rehabilitación de la torre.



En una nota remitida por Xicu Colomar, coordinador del proyecto de rehabilitación integral de la finca, subrayan que todos los elementos proyectados y ejecutados se ciñen a la normativa y que por eso la Ciotupha le dio el visto bueno, y, además, aclaran que la pica de la fuente (que ahora no está en su lugar original) está a buen recaudo y se volverá a situar en su ubicación, ya que la propiedad decidió guardarla al conocer que había habido movimientos sospechosos en la zona.

Además, aseguran que tomarán medidas para evitar que personas ajenas a la obra accedan al lugar mientras duren los trabajos (probablemente en alusión a quien tomó las imágenes de las obras).

En la nota, dan las siguientes explicaciones:

En lo que respecta a la torre, subrayan que la propiedad de la finca de Can Pere Mosson, “presentó en diciembre de 2018 la solicitud para acogerse a la ayuda económica del Departamento de Cultura, Educación y Patrimonio del Consell Insular d’Eivissa, destinada al mantenimiento y la recuperación de los bienes del patrimonio histórico de Ibiza”, una ayuda que finalmente obtuvo el proyecto y que asciende a unos 110.000 euros.

“Desde el punto de vista técnico, se redactó el proyecto de reconstrucción de la torre donde se contempló, por un lado, la consolidación de la parte original de la pieza remanente, y por otro lado, la reconstrucción del volumen según la documentación existente. Todos los elementos proyectados y ejecutados se ciñen al marco normativo que afecta a este tipo de edificaciones. De ahí, que la comisión técnica de la CIOTUPHA del Consell, diera el visto bueno y se pudieran comenzar las obras”, remarcan.

La torre “declarada bien de interés cultural (BIC) estaba en estado de ruina tras su desplome en noviembre de 2016”, recuerdan.

Estado que presentaba la torre tras su derrumbe.

Tanto la propiedad como las instituciones, “reconocen el valor de la torre como parte del skyline de la zona, que lo componen la iglesia, todos los elementos de Can Pere Muson, las torres y viviendas del Conjunto de Balàfia”, apuntan.

“El propietario vino a Ibiza por primera vez en 1969 y desde entonces visita la isla con regularidad, por lo que es un buen conocedor del patrimonio ibicenco y decidió adquirir esta propiedad llena de elementos de gran valor”, destaca el coordinador de la rehabilitación.

“La propiedad considera que las decisiones técnicas tomadas se han decidido tras una fase de análisis profundo de todos los factores que influyen en el sistema constructivo: informe geotécnico, informes arqueológicos, estudio in situ de las características del muro existente, etc. De hecho, se han realizado consultas con ocho técnicos competentes y no son el fruto de una opinión aleatoria”, destacan

Pica de la fuente

En lo que respecta a la fuente, “no se trata de un BIC”, aclaran, sino de un Bien Catalogado (BC). “La propiedad es consciente del valor de este elemento y desde el principio toma las decisiones consultando con expertos e instituciones con el fin de proteger y mantener su integridad”, remarcan.

En este sentido, afirman que en junio de 2019 “un vecino informó a la propiedad que había observado una actividad sospechosa en el entorno de la fuente de Can Pere Musón con indicios de robo”.

Tras observar que la pica había sido despegada, “la propiedad informó al Ajuntament de Sant Joan y al departamento de Patrimonio del Consell”.

“La propiedad decidió retirar la pieza y guardarla bajo llave para evitar su hurto” y avanza que “instalará la pieza en su lugar original, cuando considere que no existe un peligro que pueda dañar la pieza”.

La propiedad afirma que está llevando a cabo una investigación histórico-arqueológica del conjunto “donde se incluye el estudio de aquellos elementos que tienen una catalogación reconocida”. E incluso aportan una imagen, donde se observa el estado de la fuente en 1948.

Proyecto de Agroturismo

En la nota remitida, subrayan que desde el momento en el que adquirieron la propiedad han llevado a cabo “labores de trabajos de limpieza y mantenimiento para reactivar la producción agrícola”.

Indican, además que, a día de hoy, “la propiedad ya ha invertido una cantidad muy considerable para recuperar íntegramente la finca”.

Las zonas de cultivo se han recuperado, destacan, algo que “está a la vista de los vecinos y de las personas que transitan el lugar, que las zonas de cultivo se han recuperado”.

“La propiedad conoce el marco normativo para rehabilitar las edificaciones antiguas y para acoger el uso de agroturismo” y “se asesora con técnicos expertos en los ámbitos de la arquitectura, agricultura, paisajismo, así como de gente local que conoce la finca y el ámbito rural de Sant Llorenç”.

“El proyecto respeta la identidad de la finca y pone en valor todos los elementos patrimoniales existentes. De hecho, la propiedad
mantiene un contacto regular con las instituciones afectadas (Ajuntament de Sant Joan y Consell d’Eivissa) para informar del estado de todas las intervenciones realizadas”, destacan en la nota enviada

La propiedad asegura incluso que “enfoca esta intervención como un proyecto de mecenazgo para recuperar una zona de gran valor histórico y paisajístico de la isla de Ibiza, y realizará una inversión económica alta para que se pueda recuperar la finca en su totalidad”.

Acceso no autorizado a la propiedad

La propiedad también ha advertido que tomará “las actuaciones necesarias para evitar que gente ajena a la finca y las obras pueda acceder a las mismas”. “Es una propiedad privada, que además alberga una actividad de obra y no se puede acceder sin autorización previa de la propiedad”, destacan.

En este aspecto, “se realizarán mejoras en el cerramiento del perímetro, se pondrán más señalizaciones (que ya existen y la gente no las respeta) y se instalarán cámaras de vigilancia 24 horas”, alertan.

Una vez completadas las obras, “la propiedad permitirá el paso al público, tal como establece la ley de elementos patrimoniales”.

“Siempre que la gente tenga un comportamiento cívico y respete la propiedad privada, los propietarios facilitarán el acceso para contribuir a diseminar el conocimiento cultural sobre el patrimonio de Ibiza”, concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *