Solo la Policía puede cambiar sa Penya, por Joan Miquel Perpinyà - Noudiari.es | Noudiari.es

Solo la Policía puede cambiar sa Penya, por Joan Miquel Perpinyà

Joan Miquel Perpinyà / Quienes pensaron alguna vez que por el simple hecho de derruir una manzana de infraviviendas y restaurarlas para dedicarlas al alquiler social, iban a hacer de sa Penya un barrio habitable y normal, pecaron de ingenuos. Rehabilitar un barrio como aquel no es algo sencillo y desde luego, no está en la mano del alcalde Rafa Ruiz hacerlo porque debiera tratarse de una operación a largo plazo, una auténtica transformación integral, con una profunda intervención de las administraciones públicas desde muy diversos aspectos: urbanístico, social, policial, etc. Y sostenida en el tiempo durante todos los años que hagan falta. Como se hizo en Sa Gerrería de Palma, que hace 30 años era el “Barrio chino” y ahora da gusto verlo.

Se nos anuncia que doce viviendas de la UA-27 (la manzana entre las calles Dalt y Retir) serán cedidas por el Ajuntament d’Eivissa al Cuerpo Nacional de Policía para que allí se alojen efectivos policiales. Dice el alcalde que así “arreglamos un problema vecinal” y se ayuda a paliar la problemática de la vivienda para los funcionarios. Debe pensar el munícipe que los policías nacionales están dotados de superpoderes para considerar que con su mera presencia allí se solucionará el “problema vecinal”.

Debe pensar el munícipe que los policías nacionales están dotados de superpoderes para considerar que con su mera presencia allí se solucionará el “problema vecinal”.

¿Iría Rafa Ruiz con su familia a vivir a uno de los inmuebles que él ofrece a la Policía? Les puedo asegurar que no. Ni él ni ningún concejal del equipo de gobierno. Realmente nadie en su sano juicio lo haría. Y añado más: ni doce familias de GEO lo harían si tuvieran alternativa. Porque las cosas no se hacen así, a golpe de improvisación y de titular. Los narcotraficantes no se irán de allí porque eventualmente vayan a vivir algunos policías nacionales. Es justamente al revés, lo primero que hay que hacer es echar de allí a los delincuentes y a quienes se comportan peor que un rebaño de cabras. “Gente conflictiva”, dice el alcalde socialista de Vila. Un eufemismo como cualquier otro.

En 2017 el Ministerio del Interior ya rechazó seis viviendas de las que ahora se les vuelven a ofrecer, argumentando que no eran adecuadas para la Policía Nacional y la Guardia Civil al no reunir las condiciones necesarias.

En 2017 el Ministerio del Interior ya rechazó seis viviendas de las que ahora se les vuelven a ofrecer, argumentando que no eran adecuadas para la Policía Nacional y la Guardia Civil al no reunir las condiciones necesarias. Es cierto que antes gobernaba el PP y ahora gobierna PSOE-Podemos, de igual color político que el equipo de gobierno de Vila. Quizás eso explicaría el extraño cambio de criterio por parte del Ministerio de Fernando Grande-Marlaska.

Pero hay una cosa que no ha cambiado en absoluto. Sa Penya sigue siendo un barrio prácticamente inhabitable excepto para los que ya viven allí. La ausencia absoluta de servicios públicos, la falta de limpieza en las calles, la escasísima presencia policial (algo que se pretende ahora paliar haciendo vivir allí a un puñado de policías para que hagan en su tiempo libre lo que no pueden hacer de servicio) y la impunidad con la que se conducen los delincuentes que aprovechan las dificultades para acceder al barrio, hacen que lo que se nos presentó hace cuatro años como un cambio radical para Dalt Vila, se perciba ya como uno de los fracasos más notables del Ayuntamiento que lidera Rafa Ruiz.

Que vaya él a vivir allí y que nos cuente qué tal le va… Yo la última vez que pasé por allí, temí por mi vida. No exagero.

Una respuesta para Solo la Policía puede cambiar sa Penya, por Joan Miquel Perpinyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *