Adiós papá, adiós mamá - Noudiari.es | Noudiari.es

Adiós papá, adiós mamá

Laura Ferrer Arambarri / Querido papá, querida mamá:

¿Cómo va el verano?

Me acabo de dar cuenta de que no nos vemos las caras desde hace más de siete meses. No hay forma de convenceros de que uséis un smartphone para hacer un Zoom como dios manda. Os entiendo. Yo con vuestra edad seguro que me resistiré al tele-transporte molecular y al chip telepático.




Recurro por ello a la carta, medio más romántico y menos invasivo, dónde va a parar.

La última vez que nos vimos comíamos gambas y cordero y hacía frío.

Espero que la próxima vez que me veáis no esté en el recibidor de vuestra casa con un hatillo atado a un palo pidiendo volver a mi habitación de adolescente porque Es Putacovit, como lo llaman los mallorquines, ha hecho implosionar Ibiza.

Por el momento sigo teniendo trabajo e incluso he podido pagar con mi jornal un billete para ir a veros en septiembre. Me ha salido sospechosamente barato. Tal vez la compañía aérea sabe algo que yo no sé.

Lo cierto es que Air Europa ya me ha comunicado que se han cancelado varios vuelos Madrid-Vigo y que ya no puedo volar ni el día ni a la hora que preveía.

Finalmente para ir a veros, ahí, a las Rías Baixas de Galicia, España, voy a tener que coger tres aviones. Ibiza-Palma, Palma-Madrid, Madrid-Vigo. Qué salvajada. Ni que fuera a Samarkanda en lugar de a Marín, Pontevedra.

Pero lo mismo nos reconfinan antes y seguiré sin veros mucho tiempo más. Las noticias de los rebrotes no cesan.

Tal vez la próxima vez que nos veamos haya pasado tanto tiempo que os sorprenda que vuestra hija pequeña esté tan vieja y lo comentéis cuando yo no pueda escucharos.

Si de aquí a la fecha de mi viaje finalmente no se cancela el vuelo o no nos reconfinan, me haré una PCR de pago días antes para viajar con un poco más de tranquilidad. Aunque, ¿quién me dice a mí que con tanto vuelo y tanto aeropuerto…? No quiero ni pensarlo.

¿Qué hacer?

Muchos isleños de adopción tenemos la misma duda. Queremos ver a nuestros peninsulares pero la distancia se hace casi insalvable cuando parece que, en lugar de un mar de por medio, hubiese que cruzar una sopa de virus para llegar hasta vosotros.

Puede que finalmente me quede en Ibiza. En ese caso tendréis que haceros con un smartphone, que os quiero ver las dentaduras postizas. Vuestros cinco nietos millennials y centennials os echarán una mano con el tema y acabaréis haciendo Tik Toks. ¿Que qué es eso? Se lo preguntáis a María.

Hasta pronto, sea como sea.

Sobre todo, cuidaos mucho.

Os quiere,

Laura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *