Six Senses apunta que el agua del vertido no es contaminante sino solo agua salada y arcilla - Noudiari.es | Noudiari.es

Six Senses apunta que el agua del vertido no es contaminante sino solo agua salada y arcilla

Imagen virtual de cómo quedará el complejo.

NouDiari / Fuentes del Hotel Six Senses Ibiza, en Cala Xarraca, apuntan que el agua que se ve en el vídeo que sale de las obras del hotel es “agua salada procedente de los pozos de climatización que se han instalado para la implementación de un sistema de climatización eficiente, en cuyo proceso de puesta en marcha, durante el aforamiento, puede producirse algún episodio de turbidez, puntual y de pocos minutos, debido a la arcilla contenida en las tuberías”.




Es, por tanto, “agua salina con arcilla, en ningún caso agua contaminante o sucia”, apuntan en respuesta al vídeo.

El hotel Six Senses de Portinatx relata que “proyecta climatizar sus instalaciones y calentar el agua mediante un sistema de intercambio geotérmico en circuito abierto”, relatan.

“Se trata de una energía renovable que permite reducir las emisiones de CO2 en más de 450 kg por cada MWh producido. Con este fin se han tramitado los permisos necesarios para la perforación de los sondeos que captan el agua salada y la reinyectan, tras su uso para producir calor o refrigeración, en el mismo nivel evitando cualquier afección al medio y a los recursos naturales”, explican.

Los técnicos encargados del aforamiento informan de que los sondeos se perforaron una vez obtenidas las autorizaciones necesarias “y en estos momentos se procede a la evaluación del rendimiento de estos sondeos para conocer el caudal de agua que pueden suministrar”.

“La forma más habitual de hacerlo es mediante un ensayo de bombeo que extrae el agua del sondeo mientras se controla el caudal y el descenso del nivel en el sondeo”, relatan.

El ensayo de bombeo se realiza con caudales crecientes en intervalos de una duración determinada, normalmente entre 1 y 2 horas. “Habitualmente en este proceso se pueden producir arrastres de arcilla de las zonas de aporte de agua al sondeo, por lavado de las propias fracturas y cuevas por las que circula, generando episodios de turbidez en el agua bombeada que duran algunos minutos hasta que el agua aclara por completo”, explican.

El efecto que produce el agua turbia en el agua del mar “es similar al que se produce durante una tormenta solo que mucho más limitado en el tiempo y en el área que afecta”, aseguran al respecto.

Durante la prueba de producción del sondeo S-1 se han producido dos episodios de estas características que han provocado un incremento puntual de la turbidez, por arcilla en suspensión, en el punto de vertido que ha remitido a los pocos minutos sin causar ningún efecto en el medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *