Un escudo social agujereado, por Joan Miquel Perpinyà - Noudiari.es | Noudiari.es

Un escudo social agujereado, por Joan Miquel Perpinyà

Joan Miquel Perpinyà / El mundo está lleno de gente desagradecida. Pues no vienen ahora los de la neonata Associació de Bars i Restaurants d’Eivissa (ABRE), —que vete tú a saber de dónde sale y si la han creado los de la ultraderecha, que no sería raro—, a criticar las ayudas del Govern. Concretamente las califican de insuficientes, injustas e insolidarias.




¡Habrase visto! Encima de que se les da para que coman, lo critican y dicen que prefieren morirse de hambre antes que aceptar limosna. Bueno, realmente no lo han rechazado, pero como son tan ingratos no será extraño que acaben echándole a Iago Negueruela, conseller de Trabajo y Turismo (cosas que ahora mismo no hay), los 1.500 euros a la cara como los hosteleros de la península rompían platos a la puerta de sus negocios días atrás. Luego se quejarán de tener que comprar vajillas nuevas y le darán la culpa al Gobierno.




Es inconcebible que los empresarios no se muestren más contentos con los gobiernos de Pedro Sánchez y de Francina Armengol. ¿No se han enterado del potente “escudo social”  que se ha desplegado para salvar al país de la ruina?

Supongo que se lo recordaría el director insular de la Administración General del Estado, Enrique Sánchez, cuando los recibió ayer en su despacho, lo cual es toda una deferencia que los restauradores no merecen, porque cuando el Govern, a medias con el Consell, les ofrece una generosa ayuda de 1.500 eurazos mensuales, ellos reclaman entre 3.000 y 12.000 euros en cuatro mensualidades dependiendo del número de trabajadores que se tenga. Cualquiera con peor carácter que el director insular —y que no fuera psicólogo con grandes habilidades de autocontrol del temperamento— hubiera echado a los directivos de ABRE, Joan Roig y Juan Olmos, a la calle a gorrazos. ¿Cómo se puede tener tanto descaro como para venir con exigencias en medio de una pandemia?

¿Cómo se puede tener tanto descaro como para venir con exigencias en medio de una pandemia?

La hostelería y la restauración deberán permanecer cerrados al menos hasta el 28 de febrero. Según cómo vaya la cosa ya se verá si pueden abrir y con qué limitaciones. Ya se pueden quitar de la cabeza poder hacerlo normalmente hasta que la mayor parte de la población esté vacunada y va para largo.

Por lo que se ve, la desescalada será lenta para evitar una cuarta ola. Es lo que hay. Los trabajadores cobrando del ERTE y los empresarios y autónomos, cobrando las ayudas directas por no poder abrir sus negocios. Y si tienen deudas con la Administración, que en estas circunstancias es lo más normal, pues no haberlas tenido. No pretenderán optar a recibir dinero público sin pagar primero lo que se debe… Así es el “escudo social” que blinda nuestro tejido productivo y evita que desaparezcan las empresas y los puestos de trabajo.

No pretenderán optar a recibir dinero público sin pagar primero lo que se debe… Así es el “escudo social” que blinda nuestro tejido productivo y evita que desaparezcan las empresas y los puestos de trabajo.

Pese a que el PIB de Balears se ha desplomado un 27% según el Banco de España, empresarios y trabajadores deben mostrarse agradecidos por el enorme abanico de recursos públicos desplegado por Palma y por Madrid que está haciendo que nadie quede atrás. Bueno, casi nadie. Nadie, nadie es prácticamente imposible porque a ver, si uno deja de caminar, por más que los demás ralenticen su marcha, pues no avanzará. Igual lo que quiere es que le lleven los demás a la sillita… ¿O no? Venga, que espabilen un poco.

A muchos políticos pitiusos se les oye últimamente hablar más de Luis Bárcenas, de Salvador Illa y de las herencias en vida que del hospital de pandemias de Can Misses y de Pompas Fúnebres, que no dan abasto con las víctimas del Covid-19.

A muchos políticos pitiusos se les oye últimamente hablar más de Luis Bárcenas, de Salvador Illa y de las herencias en vida que del hospital de pandemias de Can Misses y de Pompas Fúnebres, que no dan abasto con las víctimas del Covid-19. Y es que cada cual tuitea de lo que le preocupa. Se diría que es más importante regocijarse de los resultados de la UD Ibiza o de La Penya, que mencionar a los que de verdad se han quedado atrás y para siempre. Pero tenemos lo que hemos votado.

Una respuesta para Un escudo social agujereado, por Joan Miquel Perpinyà

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *