Noudiari.es

UD Ibiza y Ayuntamiento empiezan a recular por temor a que les tumben el convenio de cesión de la pista y el campo de Can Misses

El convenio de cesión del campo de fútbol y la pista de atletismo de Can Misses presentado el pasado sábado por el Ayuntamiento de Ibiza y la UD Ibiza tiene serias fisuras legales. Y por temor a que otros clubes puedan tumbarlo mediante una denuncia conjunta en los tribunales que ya lleva días gestándose, como adelantó NouDiari, tanto el Consistorio como la entidad que preside Amadeo Salvo habrían empezado a recular en sus planes y a buscar soluciones reales que conformen a quienes se sienten agraviados.

El acuerdo refleja, entre otros aspectos, la privatización de dos instalaciones del municipio y deja muy pocas opciones de que otros clubes puedan seguir adelante con sus proyectos dada la falta de recintos deportivos que padece la ciudad. Pero no solo eso, sino que, además, habrían aparecido también reticencias entre algunos de los técnicos municipales responsables del acuerdo para que este siguiera adelante, al menos tal y como estaba redactado inicialmente. Nadie quiere pillarse los dedos, y menos en vista de la magnitud que ha adquirido este asunto en los últimos días y la virulenta reacción en cadena de los afectados.

Si ayer era el Club Atletisme Pitiús el que ponía el grito en el cielo por los términos del acuerdo, que a su entender son “claramente perjudiciales” para sus deportistas, hoy iba a ser el CD Ibiza quien iba a tomar la palabra y a seguir por el mismo camino. Tenía previsto anunciar, entre otras cosas, que le habían obligado a tomar medidas legales ante lo que entienden como una agravio comparativo con su convecino, la UD Ibiza, que ya le ha mandado una carta ‘invitándole’ a abandonar sus dependencias en el estadio de Can Misses en el plazo máximo de siete días naturales desde la recepción de dicha comunicación.

El CD Ibiza, indignado no solo por este hecho sino por todo este enredo, había convocado una rueda de prensa a las seis de la tarde de hoy que, finalmente, ha sido suspendida después de que Rafa Ruiz y el propio Amadeo Salvo hayan citado in extremis al presidente deportivista, Antonio Palma, a un encuentro a tres bandas este mismo viernes (12 horas, Can Botino) y en el que se tratará de limar asperezas y alcanzar un entente antes de que la bola siga creciendo y la situación sea irreversible.

El CD Ibiza quiere seguir jugando en Can Misses y esta ha sido su postura desde que este diario publicara en exclusiva el pasado 11 de mayo que el Ayuntamiento de Ibiza y la UD Ibiza estaban elaborando un convenio de cesión del estadio. Desde el CD Ibiza sostienen que no se trata de un capricho, sino de que en el municipio no existe ninguna otra instalación adecuada para jugar en la Segunda RFEF, categoría a la que ha ascendido este mismo año. Por este motivo, además de los anteriormente citados, cobra fuerza la posibilidad de que el CD pueda seguir domiciliado en Can Misses, a pesar de que la UD y su presidente siguen esgrimiendo todos argumentos posibles para que esto no ocurra. Sin embargo, en esta ocasión, o transige o no habrá paz.

La pista, inviable para el CD
En el convenio de la discordia se contempla que el CD Ibiza pueda jugar un partido cada 15 días en el campo que se construirá en la pista de atletismo, donde también podría entrenar una vez a la semana solo aquellas semanas en las que el partido de competición de esa jornada se celebrase también en un campo de césped natural. Además debería pagar por ello a la UD Ibiza la parte proporcional del mantenimiento del césped en función de las horas de uso que hiciera del mismo.

Esta opción no es viable, al menos bajo el punto de vista del CD Ibiza y así lo ha manifestado por activa y por pasiva. Para sus directivos, la solución es seguir donde están. Y no entienden que se les quiera echar de Can Misses sin que se les haya dado una alternativa “razonable”. Mucho menos que haya sido la UD Ibiza quien les haya comunicado por carta que deben abandonar el estadio y no el Ayuntamiento de Ibiza, a quien piensan que corresponde este paso.

En todo este asunto, el Consistorio se ha convertido en el blanco de las iras de todos los afectados por los cambios que se han planteado desde la administración, que se habrían tomado sin ningún tipo de previsión, según han manifestado ellos mismos, y que han conseguido poner en pie de guerra a todos los clubes implicados, como avanzó este diario el pasado 3 de junio.

Dos equipos de rugby
De los acuerdos que reflejaba el convenio que fue presentado el pasado sábado, ayer ya se dio marcha atrás en el punto de que el Ibiza Rugby Club debía salir de la pista de atletismo, donde jugaba sus partidos de Liga y entrenaba. Ahora se ha propuesto también que la sección de rugby del Inter Ibiza juegue también allí. Y desde el entorno del atletismo, con el que habría también un principio de acuerdo, ya se bromea con la necesidad de poner semáforos en la pista de atletismo si el CD Ibiza acepta finalmente instalarse en la misma -algo que no ocurrirá- para evitar colisiones entre deportistas de diferentes modalidades.

El Club Atletisme Pitiús y el CD Ibiza han ido de la mano en todo este asunto. Se han sentido como los principales perjudicados de todas las decisiones adoptadas por el Ayuntamiento, y los dos tienen claro que se van a solidarizar el uno con el otro si no se hallan soluciones convincentes para ambos. Con lo que los acuerdos que tome el Ayuntamiento de Ibiza de ahora en adelante tendrán que conformar a los dos clubes si quiere que las aguas revueltas del deporte municipal vuelvan a su cauce habitual y de concordia.

El atletismo balear, al lado del Pitiús
Por otro lado, los clubes de Mallorca y Menorca lucirán este próximo fin de semana un crespón blanco en apoyo al CA Pitiús en su indumentaria en el marco de los campeonatos de Baleares de atletismo de categoría absoluta que se disputarán en el Centro de Tecnificación de Mallorca (antes Príncipes de España).

Se trata de una campaña de respaldo hacia el club ibicenco encabezada por el Athletic Club Diana de Mallorca y que será secundada por el resto de entidades atléticas de las otras islas. Desde este club han señalado que el CA Pitiús “es toda una institución dentro del deporte balear y el atletismo nacional” y que “el hecho de que no se atienda a sus necesidades” ha causado un profundo malestar en el resto del archipiélago.

Salir de la versión móvil