Cómics, by Lluís Ferrer Ferrer: ‘Maus’ (1977, de Art Spielgelman) | Noudiari.es

Cómics, by Lluís Ferrer Ferrer: ‘Maus’ (1977, de Art Spielgelman)

Nada más indicado para empezar esta sección, que semana a semana desgranará lo mejorcito del arte secuencial de todos los tiempos, que el único cómic merecedor del Premio Pulitzer en 1992. Esta historia de carácter biográfico vio la luz en forma de capítulos individuales publicados en la revista norteamericana RAW, breves relatos que fueron recopilados a modo de novela gráfica una vez completada la obra, formato en el que se puede adquirir a día de hoy, ya que es un clásico reeditado con regularidad.

En ella, el autor Art Spielgelman (Estocolmo, 1948) se hace eco de los acontecimientos narrados y vividos en primera persona por su  padre, Vladek Spiegelman, a lo largo de la II Guerra Mundial. Este empresario polaco de origen judío, de carácter extremadamente difícil y dotado de un instinto de supervivencia amparado en la frugalidad más absoluta que resultó ser decisivo en el contexto del holocausto, se las ve y se las desea para sortear la tormenta nazi desatada en toda Europa. Tras pasar por guetos y permanecer oculto en los lugares más inverosímiles, Vladek y su esposa son enviados al campo de exterminio de Auschwitz, lugar del que contra todo pronóstico conseguirán salir vivos, pero no indemnes de secuelas debido a las atrocidades vistas y experimentadas en sus propias carnes.

Siegelman, siguiendo los cánones clásicos de fábulas antropomorfas (concepto que aun así no suaviza en absoluto la crudeza del relato) retrata a los personajes alemanes de su obra como a gatos feroces, a los americanos como a perros, los franceses son ranas, los polacos cerdos y los judíos ratones…ratones cobardes incapaces de sublevarse contra el opresor, ante el cual caen masivamente en resignado silencio. El autor también extiende la metáfora a la perspectiva nazi que compara la población judía con una plaga de ratas. El retrato en su conjunto es tan realista y descarnado que deja en mera anécdota la edulcorada versión del holocausto que Spielberg perpetrara en La lista de Schindler, infumable castañazo melodramático donde los haya.

La representación visual de la historia es tosca (aunque no descuidada, ni mucho menos) pero muy efectiva gracias a la planificación previa de una estructura que prima la exposición del relato por encima del preciosismo gráfico, dando como resultado una trama que no tiene nada que envidiar a cualquier novela de renombre que se precie. Es más, el éxito tan descomunal de Maus ha eclipsado la interesante carrera del bueno de Art, quien cuenta con su haber con otras creaciones de mérito como pueda ser la mismísima Pandilla Basura, merecedora de su propia y exitosa adaptación televisiva.

En definitiva, una gran obra digna de ser leída muchas veces, y tal vez incluso de ser tomada en consideración por aquellos que en sus páginas son mostrados como lo que fueron, injustas victimas de los delirios de un loco fanático. Más que nada, para que la horrenda historia no vuelva a repetirse con ellos caracterizados de gatos y los palestinos como ratones…

5 Respuestas a Cómics, by Lluís Ferrer Ferrer: ‘Maus’ (1977, de Art Spielgelman)

  1. julio herranz Responder

    10 diciembre, 2012 en 13:24

    Molt bé, Lluís, la selección y el texto. A ver si este proyecto ilusionante e ilusionado cuaja. Os lo deseo a todo el equipo. Un abrazo

    • Lluís Ferrer Responder

      11 diciembre, 2012 en 9:18

      Celebro que sea de su agrado, D. Julio. Un abrazo gordo, como yo, y gracias mil por sus buenos deseos.

  2. yamabuki Responder

    15 diciembre, 2012 en 0:06

    Qué curioso lo de La Pandilla Basura. Uno siempre piensa que estas cosas que regalan con el bollycao las pinta un pobre aspirante a dibujante, tal vez con talento, que se gana la vida haciendo encargos de editoriales que firmará otra persona, y ganándose la vida haciendo retratos en la calle esperando que alguien descubra su talento.

    • Lluís Ferrer Responder

      16 diciembre, 2012 en 9:13

      (extraido de wikipedia) Los cromos de Garbage Pail Kids nacieron en 1985 de los creativos de la empresa Topps. Se trataba de una idea compartida por los dibujantes Art Spiegelman y Mark Newgarden que junto al diseñador artístico John Pound y dirigidos por el gerente Len Brown, crearon esta parodia de las populares muñecas Cabbage Patch Kids, conocidas en España como Las Muñecas Repollo.
      Las muñecas Cabbage Patch Kids eran comercializadas por la empresa estadounidense Coleco y creadas por el artista y empresario Xavier Roberts. Estas muñecas se hicieron muy populares entre los niños de la década de 1980, donde se vendieron aproximadamente unas 100 000 000 de unidades. Fue entonces cuando la empresa Topps realizó una parodia extrema de estas muñecas. Mientras que las Cabbage Patch Kids eran dulces y amorosas, los Garbage Pail Kids eran totalmente desagradables y aterradores para el público en general.
      Pero después de estos acontecimientos, Coleco demandó a Topps por infracción de marca registrada, solicitud que posteriormente ganarían. Finalmente, llegaron a un acuerdo en el que la empresa Topps accedía a rediseñar los cromos de modo que no se parecieran tanto a las Cabbage Patch Kids, por lo que debió cambiar el aspecto de los personajes en sus tarjetas. Los cambios incluían un aspecto diferente en los dedos, una frente más alta, orejas más despegadas y el diseño de los muñecos debía dar la impresión de haber sido fabricados con un material más resistente (por este motivo, los personajes de estas tarjetas mostraban cicatrices y algunas deformaciones en sus rostros y cuerpos) para diferenciarlos aún más de las Cabbage Patch Kids (que eran juguetes reales fabricados de un material flexible).

  3. Lluís Ferrer Responder

    16 diciembre, 2012 en 9:11

    Los cromos de Garbage Pail Kids nacieron en 1985 de los creativos de la empresa Topps. Se trataba de una idea compartida por los dibujantes Art Spiegelman y Mark Newgarden que junto al diseñador artístico John Pound y dirigidos por el gerente Len Brown, crearon esta parodia de las populares muñecas Cabbage Patch Kids, conocidas en España como Las Muñecas Repollo.
    Las muñecas Cabbage Patch Kids eran comercializadas por la empresa estadounidense Coleco y creadas por el artista y empresario Xavier Roberts. Estas muñecas se hicieron muy populares entre los niños de la década de 1980, donde se vendieron aproximadamente unas 100 000 000 de unidades. Fue entonces cuando la empresa Topps realizó una parodia extrema de estas muñecas. Mientras que las Cabbage Patch Kids eran dulces y amorosas, los Garbage Pail Kids eran totalmente desagradables y aterradores para el público en general.
    Pero después de estos acontecimientos, Coleco demandó a Topps por infracción de marca registrada, solicitud que posteriormente ganarían. Finalmente, llegaron a un acuerdo en el que la empresa Topps accedía a rediseñar los cromos de modo que no se parecieran tanto a las Cabbage Patch Kids, por lo que debió cambiar el aspecto de los personajes en sus tarjetas. Los cambios incluían un aspecto diferente en los dedos, una frente más alta, orejas más despegadas y el diseño de los muñecos debía dar la impresión de haber sido fabricados con un material más resistente (por este motivo, los personajes de estas tarjetas mostraban cicatrices y algunas deformaciones en sus rostros y cuerpos) para diferenciarlos aún más de las Cabbage Patch Kids (que eran juguetes reales fabricados de un material flexible).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *