‘White lines’, la serie de Netflix sobre Ibiza que no gusta en Ibiza | Noudiari.es

‘White lines’, la serie de Netflix sobre Ibiza que no gusta en Ibiza

Plano de ‘White lines’. Netflix.

Laura Ferrer Arambarri / Comenzar a ver una serie ambientada en Ibiza pero que sabes que está rodada básicamente en Mallorca ya te pone en guardia. Tampoco ayuda que cuando activas la serie White Lines en Netflix, en la esquina superior izquierda de la pantalla aparezca la advertencia de contenido: Violencia, sexo, drogas.

Sabes que te vas a encontrar más de lo mismo. En eso, no defrauda.





Lo que vas a ver es un nuevo producto sobre Ibiza atestado de clichés. Y los tiene todos. Drogas a toneladas, discotecas, sexo, narcos, música tecno, balconing, sobredosis, pijipis, scorts, lugar-donde-me-encuentro-a-mí-mismo, orgías, budas, yoga, más droga y filosofía nivel Instagram. Todo. Un batiburrillo de todo. Parece que es muy difícil escribir o rodar algo sobre Ibiza que no caiga en un puñado de clichés o en lo estrambótico. Lo que sienten los ibicencos viendo White lines es lo que tienen que sentir muchos colombianos viendo Narcos o muchos gallegos viendo Fariña. Salvando las distancias, porque Narcos y Fariña son mucho mejores como serie de White lines.

Cabría preguntarse qué pasa para que Netflix, probablemente la plataforma con más medios del mundo hoy en día, no haya rodado toda la serie en Ibiza. ¿Es tan caro que no se lo pueden permitir? ¿O es que temen que el Consell de Ibiza (Ibiza Film Office) se lea el guion primero y no les dé permiso de rodaje por la imagen que dan de la isla? Una vez más la marca Ibiza no deja el dinero en Ibiza sino fuera de la isla, en este caso, en Mallorca. Cabría hacer una reflexión: ¿si se van a seguir rodando series y películas sobre Ibiza (se rueden o no en Ibiza) no sería mejor permitir e incluso facilitar estos rodajes y que así, al menos, generen algo para la isla? 

Y es que, además, no se digiere bien ese intento de hacer pasar a Mallorca por Ibiza, con algunos descuidos demasiado evidentes. Por citar tres: situar a la protagonista frente a la discoteca Tito’s de Mallorca (con un visible ‘Palma’ en el cartel) o que la familia que maneja la isla, los Calafat, vivan en una possessió mallorquina que no tiene nada que ver ni remotamente con la arquitectura y el entorno de cualquier casa de Ibiza, o que hagan pasar Es Trenc, en Mallorca, por Platges de Comte, en Sant Josep, Ibiza. 

El problema principal, además de los clichés, no es la trama en sí, que las hemos visto peores, sino aspectos insalvables como la falta de interés que provocan la protagonista y su hermano fallecido. No consiguen que te importe lo más mínimo el niñato en cuestión  y tampoco su hermana investigadora, que mantiene el mismo ceño fruncido en cada capítulo y un rollo pija-que-se-encuentra-a-sí-misma-en-Ibiza que es estomagante. Una vez más asistimos al cliché de la chica inocente y despistada que saca de su interior a la sabueso sexy y ardiente. Bah.

Es cierto que en Ibiza nos puede entrener buscar parecidos entre los Calafat y los Matutes, que son poco evidentes, aunque, quien quiera buscar… algo encontrará, o la coincidencia de que el enemigo de los Calafat se llame Pepe, como Pepe Roselló, que ha mostrado en repetidas ocasiones sus críticas al modelo de ocio nocturno de la familia Matutes. ¿O ese Pepe podría ser Ricardo Urgell? 

Podríamos ir a lo fácil y decir que White Lines es una basura. Pero eso hay que matizarlo. La serie entretiene porque en cada capítulo pasa de todo e incluso tiene algunas escenas muy logradas y algunas líneas divertidas. Pero que entretenga no quiere decir que enganche, porque no engancha. Y que tenga alguna escena lograda o algún diálogo interesante solo demuestra destellos en mitad de algo muy plano.

También hay que aplaudir el trabajo de algunos de sus protagonistas, entre los que destaca el portugués Nuno Lopes. Saca adelante su personaje de Boxer, un matón/ portero de discoteca mazado pero sensible, que lee a poetas franceses y ve películas de la Nouvelle Vague. Hay que quitarse el sombrero ante este actor porque vaya tela sacar adelante un personaje como este y conseguir dotarle de encanto. 

Otro aplauso merece la  producción, nada menos que de los productores de The Crown, porque nadie puede cuestionar que es una serie visualmente atractiva y realizada con muchos medios. Unos medios que disimulan muchos de sus defectos.

La serie se ha colocado en el número 1 de Reino Unido y en lo segundo más visto de España en la plataforma online.  Ya sea por el gancho de Ibiza, o porque es fácil de consumir o por las ganas que tiene la gente de ver playas, fiestas y discotecas en mitad de este confinamiento, el caso es que está funcionando muy bien.

Tan bien que ya dicen que hay material para tres temporadas. Lo dicho, si se van a rodar sí o sí, habría que preguntarse si no sería más lógico facilitar e incluso propiciar el rodaje en Ibiza y que, al menos, genere algo para la isla más allá de perpetuar su fama de lugar de sexo, drogas y fiesta.

7 Respuestas a ‘White lines’, la serie de Netflix sobre Ibiza que no gusta en Ibiza

  1. Carlos Berlanga Responder

    18 mayo, 2020 en 13:55

    Hablando de clichés, el presente artículo tiene falta de creatividad, innovación o sinceridad. Plagado de afirmaciones y generalizaciones empezando por el mismo título. A mi personalmente me ha gustado, dentro de la trama y de su ficción aparece una realidad que aunque no guste existe.
    Un cliché es continuar con el argumento de solo hablan de lo malo de Ibiza. Somos el laboratorio de la droga.
    La trama se entremezcla con imágenes logradas de Ibiza, me quedo con eso. Que es mucho más que criticar sin objetividad el trabajo de otros.

  2. Cris Responder

    18 mayo, 2020 en 14:28

    La he visto entera solo por ver que pasa con Boxer y la chica, jajaja. El resto, no vale para nada.

  3. Benito Camelas Responder

    18 mayo, 2020 en 15:09

    Lo que dice al final de fácil de consumir, para mi ese doblaje “latino” a los britanicos se me hace bola.

  4. maxwell Responder

    18 mayo, 2020 en 17:29

    No la he acabado, llevo 6 capítulos de 10, pero no me parece tan mala. ¿Qué están todos los clichés que menciona la autora del artículo? Sí, sin duda, pero la trama no está tan mal llevada.

    Eso sí, y en otro orden de cosas, esa Ibiza ‘mallorquinizada’ (aparecen el puerto, Dalt Vila, la Torre den Rovira y el inevitable es Vedrà y punto) duele y alguien debería hacer algo al respecto.

  5. Eivissenc al exili Responder

    18 mayo, 2020 en 21:16

    Gran artículo,

    Comparto cada línea. Y es tal y como señalas sobre los colombianos que ven Narcos o los gallegos que ven Vivir sin Permiso o Fariña. No digo que no sea imposible, pero para un ibicenco es complejo apreciar una serie en la que se retrata su isla y no puedes evitar decir “eso no es Platges de Comte” (sobre todo cuando la hija del clan Calafat prometa a la protagonista llevarla a “la mejor playa de Ibiza”) o preguntarte “ dónde … han rodado eso”. No me molestaba porque hasta cierto punto quería entender que no pudieron rodar en la isla

    Pero ver el letrero de ‘TITOS’ y ver cómo Laura Haddock escapaba de la discoteca con sus amigas por el paseo de Palma, mata. Es más perjudicial para un ibicenco que no lavarse las manos en los tiempos que corren.

    El abuso del cliché ya asomó en los 5 primeros minutos de la serie gracias a la aparición estelar del meari. Lo mejor de ese episodio, quizás, el perro. Estaba pendiente cada vez que aparecía. Después, Nuno Lopes. Ahí quizás difiero contigo porque si bien Lopes está espectacular, el personaje es el más suculento de la serie.

    (La seguiré viendo. Quizás llegue al pico en la segunda temporada y tiene una desescalada decente)

  6. Jajajaja Responder

    21 mayo, 2020 en 20:09

    Clichés? Jajajajaa claro, todo el mundo sabe que Ibiza destaca por sus grandes museos, turismo cultural y demás.

  7. juan Responder

    22 mayo, 2020 en 5:04

    yo voy por el capitulo 6, parece que mejora, pero va a ratos, verse se puede ver, me gustan los paisajes y la fotografia, pero es una sopa de letras,, hay cosas buenas y cosas ridiculas!! Para empezar parece un sitio solo de ingleses, una isla inglesa, pero bueno la han querido rodar practicamente en ingles, pero que un tio que lleve 20 años en la isla, no sepa decir ni HOLA , ala guardia civil, es un cachondeo!! ademas todos los españoles que salen, incluso enfermas, etc,, todos hablan el ingles de escandalo, es que ni en oxford, jajjaja, me parto!!! pero bueno, no dire nada mas de esto, hay que verla como una produccion inglesa!!… es una serie que se puede ver, pero NADA MAS……………. para mi el que mejor trabaja es el portero maton…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *