Una defensa de la biblioteca del colegio, por Ben Clark | Noudiari.es

Una defensa de la biblioteca del colegio, por Ben Clark

Biblioteca municipal de Can Ventosa.

Ben Clark / El Gobierno ha rebajado la distancia de seguridad en las aulas para que regresen todos los alumnos en septiembre. El número máximo de alumnas y alumnos por aula pasa de 15 a 20. Esto implica, desde luego, un aumento de la posibilidad de contagio, pero hay una cosa que va a sufrir sí o sí, que va a enfermar seguro: la biblioteca del colegio o del instituto.

La ministra Isabel Celaá ha dicho en una entrevista que para conseguir que “todos los alumnos” vuelvan a las aulas en septiembre, cumpliendo la distancia, los centros deberán aprovechar todos los espacios disponibles en el colegio, incluida la biblioteca. Es comprensible que sea necesario aprovechar todos los espacios y no resulta difícil imaginar que muchos centros ya estaban trabajando casi al límite de su capacidad, pero esta propuesta, junto al maltrato que han recibido las bibliotecas públicas en esta desescalada —muchas siguen cerradas— me hace pensar que este Gobierno (como todos los Gobiernos de este país) no termina de entender la importancia que tienen las bibliotecas y, sobre todo, la importancia que tiene la biblioteca del colegio. (O eso o es que lo entienden demasiado bien.)




Es en la biblioteca del colegio donde los ciudadanos tienen, casi siempre, el primer contacto de su vida con una biblioteca. La biblioteca del colegio debería ser el corazón de los colegios, un lugar de encuentro, de diversión, lleno de posibilidades. Cuando trabajaba en el área de Promoción Lectora de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, uno de los mensajes que intentábamos transmitir a los centros era que la biblioteca no debía asociarse con el castigo, ya que pudimos comprobar que, en muchos casos, cuando se expulsaba a una alumna o a un alumno del aula por mal comportamiento se solía enviar a esta persona a la biblioteca. Otra batalla que tuvimos fue con la tendencia general a guardar los libros en armarios bajo llave, pero este es otro tema. El caso es que la biblioteca del colegio, con todos los defectos que ha arrastrado —y capeado— hasta hoy, con todas las mejoras que necesita, no puede, desde luego, verse anulada para convertirse en un aula más. Debería ser tan absurdo como pretender que se dieran las clases en el patio. Debería ser una parte esencial de la didáctica, una parte irrenunciable. Porque lo que se pierde no es la biblioteca, sino la posibilidad de crear un hábito, de crear una costumbre que, en el futuro, será de suma importancia para la salud del ciudadano: la costumbre de acudir a una biblioteca para informarse, para disfrutar, para sentirse mejor, para aprender.

Porque lo que se pierde no es la biblioteca, sino la posibilidad de crear un hábito

Dice nuestro último premio Cervantes, el gran poeta Joan Margarit, en un verso que se ha hecho muy famoso, que la libertad es una librería. Cuando lo leí y después, cuando lo vi repetido tantas veces en los medios con motivo del Día del Libro, me acuerdo de que pensé: bueno, Joan, no estoy completamente de acuerdo: la libertad, más bien, es una biblioteca. Las bibliotecas, sobre todo las bibliotecas públicas y las bibliotecas de los colegios públicos, son fuentes de libertad, puntos donde la sociedad —toda la sociedad, incluso los que tardarán muchos años en poder votar— recarga sus valores democráticos, alimenta su confianza en todas las posibilidades del futuro y donde, por qué no decirlo, puede desconectar del tedio, del estrés del trabajo o de las clases. La pequeña biblioteca del pequeño colegio público de mi pequeño pueblo ha sido lo más grande que me ha pasado en la vida, y me entristece mucho pensar que la nueva normalidad considere normal arrebatarle a las niñas y a los niños esa libertad.

6 Respuestas a Una defensa de la biblioteca del colegio, por Ben Clark

  1. Libroherida Responder

    10 junio, 2020 en 22:58

    NO PUEDO ESTAR MÁS DE ACUERDO, NI MÁS TRISTE.

  2. Sento Responder

    11 junio, 2020 en 7:34

    No puedo estar más de acuerdo.
    Bravo.

  3. Marisa Responder

    11 junio, 2020 en 11:54

    Gracias, Ben, por este artículo necesario. Soy coordinadora de una biblioteca escolar y me encantaría que esta fuese utilizada todo el curso, por todos los alumnos y profesores, como un recurso de aprendizaje extraordinario, pues pone a nuestro alcance todo un universo de conocimiento y de entretenimiento. Me entristece que ahora se acuerden de las bibliotecas escolares los altos cargos educativos como meros metros cuadrados que se pueden ganar al centro. La biblioteca, como bien dices, es mucho más que un espacio físico.

  4. Trilita64 Responder

    11 junio, 2020 en 12:49

    La cultura es uno de los ámbitos de la sociedad más vapuleados en este país. NO interesa, desde hace generaciones, que la sociedad sea culta, pues una persona con cultura cuestionaria en todo momento la acción ejecutiva de la administración y el gobierno.

  5. Begoña Responder

    12 junio, 2020 en 8:30

    Muchas gracias por su escrito.
    “Nos queda la palabra”, nos quedan bibliotecas y jardines botánicos para observar (aquí en Ibiza, en su defecto… viveros en los que también se puede disfrutar), para escucharnos, para pacificarnos y sin duda disfrutar del lujo que es tener un libro en nuestras manos. Tendrían que estar abiertas todo el año, sea Enero o Agosto. La zambullida no solo tiene que ser en el mar.Entrar en una biblioteca a veces es como refugiarse dentro de una catedral.
    O sea un placer que debemos seguir cultivando… como un jardín, como acariciar y entrar en ese libro que te espera como un sueño…como una nueva flor de una nueva especie. ¡Un regalo!

  6. Feina o menjar Responder

    12 junio, 2020 en 10:11

    Las bibliotecas tienen algo mágico, principalmente porque no estamos acostumbrados a escuchar el silencio. Por ello entrar en ellas es como entrar en un templo.
    Aunque a mi me ha liberado mucho más un archivo torrent compartiéndose a gran velocidad por el ciberespacio que la biblioteca del colegio.
    Cuando me enteré de que el IES Santa María tiene biblioteca, casi me da un paro ya que los alumnos de este instituto solo tienen que cruzar la calle para entrar en Can Ventosa, la biblioteca que ilustra este escrito y que es la mayor de toda Ibiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *