La Unesco destaca la importancia de la pradera de posidonia de Ibiza contra el cambio climático - Noudiari.es | Noudiari.es

La Unesco destaca la importancia de la pradera de posidonia de Ibiza contra el cambio climático

Pradera de Posidonia en las Pitiüses. Foto: Joan Costa.

NouDiari / La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha publicado la primera evaluación mundial de los ecosistemas de carbono azul del Patrimonio Mundial Marino, destacando el valor medioambiental de sus hábitats y la importancia de estos para el cambio climático. Si bien, en el informe se recoge también la falta de interés de los países por incluir estrategias de carbono azul en sus políticas. Este martes se han presentado las conclusiones en rueda de prensa.

En este sentido el informe recoge que los sitios marinos del Patrimonio Mundial alberga uno de los organismos vivos más antiguos y grandes del planeta, las praderas marinas de posidonia de Ibiza. De hecho, la web del organismo internacional ilustra el comunicado con una foto dicha pradera.




El informe llamado ‘Unesco Marine World Heritage – Custodians of the Globe’s Blue Carbon Assets’ (Patrimonio Mundial Marino de la Unesco – Custodios de los activos de carbono azul del planeta), destaca que los depósitos de carbono del Patrimonio Mundial Marino equivalían a cerca del 10% de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero del mundo en 2018, manteniendo a salvo y fuera de la atmósfera miles de millones de toneladas de CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Aunque estos hábitats marinos patrimoniales representan menos del 1% de los océanos del mundo, albergan al menos el 21% de la superficie de los ecosistemas de carbono azul del mundo y el 15% de los activos de carbono azul del mundo.

Con la publicación del informe ahora que comienza del Decenio de las Naciones Unidas de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible (2021-2030), la evaluación también señala las formas de preservar estos sitios de valor incalculable.

“Los ecosistemas de carbono azul, que se encuentran en los márgenes de las costas del mundo, son viveros y hábitats de numerosas especies marinas y terrestres y desempeñan un importante papel ecológico en el ciclo de los nutrientes y el carbono, en la protección de las costas y en el mantenimiento de los medios de subsistencia y el bienestar de las comunidades locales”, Ernesto Ottone R., Subdirector General de Cultura de la Unesco.

En la última década, los científicos han descubierto que las praderas marinas, las marismas y los manglares, conocidos como ecosistemas de “carbono azul”, se encuentran entre los sumideros de carbono más intensos de la biosfera. Ayudan a mitigar el cambio climático secuestrando y almacenando importantes cantidades de carbono de la atmósfera y del océano.

Los sitios del Patrimonio Mundial de la Unesco son lugares de valor universal excepcional, reconocidos por la comunidad internacional por la necesidad de ser salvaguardados para las generaciones futuras. El informe demuestra que los sitios marinos del Patrimonio Mundial actúan como custodios de los mayores ecosistemas de carbono azul del mundo, lo que los hace más valiosos que nunca. En conjunto, en datos de 2020 los ecosistemas marinos del Patrimonio Mundial abarcan una superficie de 207 millones de hectáreas, lo que representa el 10% de toda la superficie marina protegida a nivel mundial.

Entre ellos se encuentran los manglares de Sundarbans (India y Bangladesh), que forman parte del mayor bosque de manglares del mundo; el Parque Nacional de los Everglades (Estados Unidos) y la Bahía Shark (Australia Occidental), que contienen las mayores praderas marinas documentadas del mundo; la Gran Barrera de Coral, con el mayor ecosistema de algas marinas del mundo; y el Mar de Wadden (Dinamarca, Alemania y Países Bajos), que incluye algunas de los mayores bajos intermareales del mundo. Los sitios marinos del Patrimonio Mundial también albergan uno de los organismos vivos más antiguos y grandes del planeta, las praderas marinas de posidonia de Ibiza.

Se enfrentan a contaminación y basura plástica

Este conjunto único de ecosistemas marinos se enfrenta a retos muy diversos, que van desde la contaminación, incluida la basura plástica, hasta el cambio climático. Al cuantificar el valor del carbono de estos lugares y recomendar estrategias específicas de carbono azul para conservarlos, los resultados de la investigación de la Unesco señalan el camino para los países, las regiones y las comunidades locales que desean conservar estas zonas y aplicar estrategias de carbono azul.

“Debido a que almacenan tanto carbono, los ecosistemas de carbono azul se convierten en fuentes de emisiones de CO2 cuando se degradan o destruyen. La protección y la restauración de estos ecosistemas presentan una oportunidad única para mitigar el cambio climático. Al conservar los ecosistemas de carbono azul, se pueden proteger las grandes reservas de carbono que han acumulado durante milenios. A medida que se restauran, pueden recuperar su función como sumideros de carbono”, Profesor Carlos M. Duarte, de la Universidad Rey Abdalá de Ciencia y Tecnología de Arabia Saudí.

Falta de colaboración de los países

La financiación de la conservación de los ecosistemas de carbono azul en los sitios marinos del Patrimonio Mundial podría impulsarse a través de estrategias de carbono azul, mediante las cuales los países obtendrían créditos de carbono por demostrar los beneficios de la restauración y conservación de los ecosistemas dañados. Las estrategias de carbono azul pueden restaurar servicios ecosistémicos vitales y ayudar de manera crucial a las naciones a cumplir sus compromisos en el marco del Acuerdo Climático de París. Sin embargo, hasta la fecha, un número limitado de países ha incorporado estrategias de carbono azul en sus políticas de mitigación del cambio climático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *