Siker, el rapero ibicenco que se libró de ser imputado por enaltecimiento del terrorismo al ser menor de edad - Noudiari.es | Noudiari.es

Siker, el rapero ibicenco que se libró de ser imputado por enaltecimiento del terrorismo al ser menor de edad

@Pablo Sierra del Sol / Joel Cardona Martínez ha cumplido los 17 esta semana. Por las mañanas estudia primero de Bachiller en Sa Real, pero cuando sale de clase, agarra el cuaderno y se pone a escribir rimas se convierte en Siker, el alias bajo el que rapea desde hace unos años. Según se ha  adentrado en este género musical, sus letras han ido adquiriendo un tono más político. Él se define como un comunista revolucionario, apoya al ilegalizado PCE (r), una escisión del Partido Comunista tradicional que no aceptó las posiciones reformistas de Santiago Carrillo durante la Transición. Varios de sus militantes se pasarían a los GRAPO, un grupo terrorista que apostaba por la lucha armada para derribar una democracia que consideraban la prolongación de la dictadura franquista.

Otra liga, un tema donde Siker carga contra los raperos no politizados, tiene líneas como estas: “Montaje policial / y a prisión te catapultan / y si sueltas realidad / a ver si te indultan” o “Hará falta un discurso radical / para que se topen con el obrero de metal”. Joel (o Siker) ha rapeado, entre otras colaboraciones con otros raperos, un tema a dúo con Pablo Hasél, el rapero catalán que fue condenado a dos años de prisión por incitación al odio al ensalzar en sus temas a bandas terroristas como ETA, Terra Lliure o los propios GRAPO, además de afrontar un juicio por injurias a la Corona. Siker ha colaborado con él.

Durante la charla confrontará la posición de luchadores que no claudican (como el Camarada Arenas, militante del PCE(r), encarcelado tras ser juzgado por pertenecer a los GRAPO, versión que el propio Siker considera falsa, ya que él reafirma la tesis del partido: que se trata de un montaje para meter en prisión a Arenas por razones políticas) con la de “una izquierda domesticada al servicio del capital” (“No es tiempo para pacifismos demagogo / al sistema violento se le vence estallándolo a trozos”, recita en el tema que ha grabado a medias con Hasél).

Siker dice que “denunciar el sistema sin complejos trae problemas que hay que asumir”. Habla en primera persona porque el pasado 8 de noviembre sus trece compañeros de La Insurgencia, el colectivo de raperos del que forma parte, fueron citados por la Fiscalía para declarar como imputados por presuntos delitos de incitación al odio contra instituciones del Estado, apología del terrorismo y asociación ilícita. A Joel no le esperó una pareja de la Policía Nacional a la salida del instituto por ser menor de edad, pero sabe que antes o después acabará teniendo problemas con la justicia. Él, de momento, ya ha dejado escrito: “Fascistas apretad / porque el pueblo estallará / y no lo parará ni la Audiencia Nacional / (…) No esperen que perdonemos su crueldad y represión / iremos a por ellos si no dejan otra opción”.

–¿Hace cuánto tiempo que rapeas?

–Empecé con nueve años, escuchaba canciones e intentaba escribir mis propias cancioncillas. Grabé algunos temas con doce. Cuando me puse las pilas, escribiendo de una manera más cercana a lo que hago ahora, fue más o menos con quince años.

–¿Qué referentes tenías cuando empezaste?

–Lo primero que escuché fue Porta [ríe]. Luego escuché también a Violadores del Verso, algo de Nach Scratch. En aquella época, esos eran los raperos más radicales, por así decirlo, que conocía yo. Cuando fui creciendo di con otros referentes.

–¿Cómo está el mundo del rap en la isla?

–En los últimos años hemos salido raperos hasta de debajo de las piedras. Se hacen muchas improvisaciones y batallas.

–¿Cómo entra la militancia política en tu vida? ¿A través del rap, de internet, como reacción a lo que veías en la tele o leías en los periódicos?

–Todo en su conjunto aportó mucho. A través del rap fui creando pensamiento crítico, por así llamarlo, pero dentro del marco de lo que se puede decir en una ideología burguesa. En la tele veía cosas que a mí no me encajaban y el primero en dar respuesta a las cosas que yo me cuestionaba fue Pablo Hasél. A partir de sus letras fui descubriendo a luchadores que han contribuido a la lucha de la clase obrera en todas partes del mundo y en el Estado español.

–¿Qué preguntas te hacías con quince años? ¿Son diferentes a las que te haces ahora?

–Tampoco ha pasado tanto tiempo. No se pueden tapar todas las injusticias y desigualdades que hay. Basta con salir a la calle para comprobarlo. ¿De dónde vienen, qué causas tienen? Eso es lo que me preguntaba. Luego empecé a preguntarme por las posibles soluciones. También comencé a cuestionar las supuestas verdades que nos vienen a través de la línea oficial. Por ejemplo, la Transición española.

–¿Como le explicarías a alguien que no tenga ni idea de rap ni de comunismo revolucionario qué es La Insurgencia?

–La Insurgencia es un grupo de jóvenes que hacen rap, pero con una misión principal más allá del arte o la música. Somos revolucionarios cercanos al comunismo haciendo rap. Lo usamos como modo para crear conciencia de clase y hegemonia cultural proletaria. Hablamos de temas tabú: los presos políticos, la mencionada Transición, el imperialismo… El colectivo se caracteriza por expandir el internacionalismo y agrupa a raperos de diversos países de habla hispana.

–¿Cómo viviste aquel día de noviembre en el que la Policía Nacional se presentó en las casas de trece de los miembros de La Insurgencia y les entregó una citación judicial?

–Llegué del instituto, me puse con el ordenador y vi que habían detenido a Nyto y Gorka. A Nyto, cuando salía del sitio en el que estudia, se le acercaron dos policías de paisano y le entregaron la citación judicial sin decirle que se le imputaba un delito de asociación ilícita y enaltecimiento del terrorismo. Le quitaron el móvil porque le dijeron que tenían la orden de quitarle cualquier aparato electrónico. Daba igual que llevase un ordenador o un Mp3. Cada cinco minutos, otro contaba que le había pasado lo mismo. A quien no llevaba el móvil encima le decían que sería presionado hasta que se lo acabara dando. El único que se salvó fui yo. Cuando bajé a la calle pensé que me iban a estar esperando, pero me salvé por ser menor de edad. Era obvio que algo así acabaría pasando más temprano que tarde. No nos pilló por sorpresa. Ya le había ocurrido a Valtonyk, a Pablo Hasél, a Ayax y Prok.

 

–¿Cómo os tomáis en La Insurgencia este encontronazo con la justicia? ¿Cómo un éxito o como un golpe?

–Como un intento de golpearnos. Es un aviso para que veas que puedes ir a juicio y te pueden caer condenas. Lo hacen para que veas que te estás metiendo en cosas serias. Será un éxito si nos mantenemos firmes y seguimos adelante con el programa del proyecto de La Insurgencia.

–¿Cuándo cumplas 18 años se presentará la Policía en tu casa si sigues componiendo temas con el mismo tono?

–Imagino que sí.

–Ahora estáis haciendo una gira por España.

–Se le ha llamado Gira por la libertad de expresión. Ya hay algunas fechas cerradas. Del 3 al 5 de febrero, los que puedan ir estarán en Madrid. Luego iremos al País Vasco y seguiremos moviéndonos. Estamos a disposición de organizaciones populares que hagan actos o jornadas y quieran montar conciertos y charlas para que hablemos concretamente de nuestro caso.

–¿Cuál ha sido la respuesta ante lo sucedido de la gente que sigue a La Insurgencia?

–De quien nos escucha, obviamente no han legitimado esa detención. Hasta donde he podido ver, no ha sido poca la solidaridad que hemos tenido. Pancartas en conciertos, pintadas, actos que se han hecho… Ayax y Prok se han posicionado a nuestro favor. Algunos raperos del extranjero han llegado a pronunciarse sobre el tema. Pero para variar también ha habido raperos o gente que dice hacer rap comunista y no es así, como Los Chikos del Maíz…

–¿Para ti ellos no hacen rap combativo?

–Hacen rap, en cierta manera, protesta, pero que no molesta al sistema en absoluto. Es la banda sonora de la izquierda domesticada del Estado español. Alguna vez se han mofado de quien sí lo hace y, por actuar de forma consecuente, tiene que afrontar juicios por sus letras.

–¿Ha cambiado su manera de hacer rap desde que irrumpió Podemos?

–Algo sí han cambiado, pero realmente antes ya apoyaban de forma abierta otros tinglados reformistas como Izquierda Unida. No creo que hayan dado nunca la talla combativa que otros sí han dado. La esencia ha sido la misma y, quizás, el envase haya podido cambiar, pero tampoco de una forma sustancial. Hace unos años la Audiencia Nacional llamó a su puerta y ni siquiera llegaron a juicio porque no defendían aquello por lo que iban a por ellos.

–¿Son las menciones al terrorismo de Estado y a la violencia y tortura policial lo que más molesta a los fiscales de la Audiencia Nacional de vuestras letras?

–Sí, y las menciones que hacemos a los encarcelamientos de presos políticos. Pero también molesta que defendamos que el capitalismo no es un sistema que sirva a la clase obrera, sino al contrario. La Audiencia Nacional tiene, entre otras funciones, defender al Estado español de quien lo ataque. Y cumplen con su función.

–Hay apología de la violencia en tus letras. ¿Por qué?

–En todo caso se puede decir que no hay apología al pacifismo. Lo que doy a entender es que mientras se denuncia que se estén bombardeando países tú puedes ir a una manifestación y un antidisturbio te abre la cabeza. Y luego están los desahucios o que a una mujer le quiten una prótesis porque no puede pagarla. Eso también es violencia y terrorismo para mí. Lo que digo es que no se puede combatir con pacifismo a quien con armas hace y defiende todo eso. Los primeros violentos son la clase burguesa y el Estado capitalista. Sin usar la violencia explícita te pueden moler a palos. Yo no voy a hacerle el juego al poder de usar el pacifismo y de no dar la oportunidad a la clase obrera que, sin violencia, ni a corto ni a largo plazo conquistará nada. Mientras haya torturas, la violencia acaba siendo un acto de autodefensa para la clase obrera. Lenin decía que la prédica de la paz es una forma de embaucar a los obreros para que no se rebelen contra el opresor. Para hablar de pacifismo ya tenemos a la izquierda domesticada en la tele. Desde la Transición, el PSOE ha tenido un papel fundamental en esa tarea. Despues de 40 años de franquismo, se integraron en el régimen fascista partidos como el PCE y el PSOE a cambio de renunciar a cualquier principio antifascista y anticapitalista, y la gente, tras tantos años de franquismo, al ver a Felipe González con el puño en alto, o al ver en la tele al PCE o el PSOE, flipaban, y se creían que estamos en una democracia tal como nos la pintan, cuando realmente fue la perpetuación del fascismo donde se integraron cientos de partidos y se mantuvo una política única, la política del capitalismo monopolista de estado.

–¿Tú crees que en una España presidida por Pablo Iglesias no habría cambios respecto al Gobierno actual de Mariano Rajoy?

–Si hay cambios sería, desde luego, para nada notable. Que se pueda cambiar alguna ley que al final no va a dar ninguna solución para los problemas más inmediato de la clase obrera, que se abra algún comedor social, o haya más actos de caridad, puede ser, pero serían migajas para la clase explotada y empobrecida. La raíz del problema es el capitalismo. Mientras no se ataque al capitalismo, solo se pondrán parches.

–Volviendo a la violencia, al acto de matar, ¿ves diferencias entre el jefe de un comando etarra y un cabecilla de los GAL?

–No es lo mismo formar parte del aparato del Estado y torturar, asesinar, extorsionar a quien ataque al Estado, que combatir a ese aparato represor. Ambos usan la violencia, pero no para defender a la misma clase. El coronel Galindo es un torturador y una persona fundamental para entender el aparato represivo estatal. De gente como Josu Ternera no se puede decir eso.

–Pero los etarras han matado a gente por el simple hecho de no pensar como ellos. Incluso a personas que estaban o podían estar en contra de otro grupo terrorista como los GAL.

–Evidentemente, ETA las armas no las tenía de decoración y había una serie de blancos contra los que atentaban. Ambos usaban las armas, pero no contra los mismos objetivos.

–ETA también atacó de forma indiscriminada contra población civil. El ejemplo más claro fue el atentado de Hipercor.

–Sí, es cierto. Ojo, no sé absolutamente todo lo que ocurrió en ese atentado. En todo caso, no entiendo en qué pudo ayudar a un avance revolucionario atentar contra un supermercado. Además, parece ser que hubo una llamada para que fuera desalojado y no se desalojó.

–¿Es duro tener una posición política tan clara en tu día a día?

–En parte, sí, pero por otro lado, no. Palos te van a venir de varias partes, del Estado y del capitalismo en general. Puede ser duro porque lo que pretendemos hacer requiere mucho trabajo, horas, sacrificio y esfuerzos. No es una posición cómoda instruirse y combatir, y recibir las consecuencias, también. Hay una frase al respecto de Pablo Hásel que me gusta mucho: cuando abres los ojos, no lo puedes cerrar… porque ves lo que hay.

–¿Tienes amigos que tengan conciencia política y piensen de forma diferente?

–Con algunos amigos cercanos comparto bastante mis ideas. A mí me gusta mucho el skate. Mucha gente con la que la practico en política ni en historia no está posicionada de forma consciente. Alguna vez surge hablar de política y te preguntan. En mi familia casi todo el mundo piensa diferente. Mis padres de izquierdas no son.

 

–¿Qué es para ti un burgués?

–El propietario de un medio de producción, que es la máquina con la que se produce algo. Para producir lechugas y tomates, la tierra es el medio de producción. Hay distintos grupos dentro de la burguesía. No es lo mismo Amancio Ortega o un monopolista que la pequeña burguesía propietaria, que está mucho más cerca del proletariado y la clase obrera porque en este contexto histórico ni pincha ni corta. Es algo históricamente probado que gran parte de la pequeña burguesía, con la agudización de las crisis del capitalismo, se acaba proletarizando y tiene que elegir un bando claro.

–¿Te han educado de una manera burguesa?

–Inevitablemente, nos ocurre a prácticamente todos. De un modo u otro, las escuelas no son independientes del modo de producción presente en la sociedad donde se vive. Nos forman en un terreno muy específico para que no nos cuestionemos los esquemas. Yo me he educado de una forma burguesa porque desde pequeño se te inculcan hábitos y concepciones capitalistas de las que ni siquiera se puede decir que ni yo, ni otros muchos revolucionarios, estén totalmente desprendidos. Las contradicciones dejarán de existir cuando se eliminen las contradicciones de clase.

–¿Y la contradicción no forma parte del hombre? ¿No se pueden encontrar estas contradicciones en las experiencias comunistas de los países soviéticos?

–¿Por ejemplo?

–A nivel de represión y de falta de libertad de expresión.

–Cuando se habla de la represión en la Unión Soviética, llegando a hablar de millones de personas muertas o asesinadas en genocidios, sobre todo por Stalin, que es el más machacado por la prensa y la educación burguesas, hay que matizar varias cosas. Primero que los marxistas siempre han dicho que un Estado es un órgano de represión de una clase sobre otra, a diferencia de los anarquistas. La esencia del Estado es que una clase que domina lo utiliza para reprimir a otra clase. ¿La URSS era una dictadura? Sí. ¿Había represión? Sí, para quien se negaba a las colectivizaciones que protagonizaban obreros y campesinos en sus tierras. No se puede combatir al capitalismo ni a la burguesía internacional, que van a acabar con el socialismo, con rosas ni de una forma moderada.

–¿Y la violencia no se puede girar en contra de quien la ejerce? En los tiempos de más escasez, en la URSS, los burócratas del partido vivían bastante mejor que los obreros. Como en todas las estructuras de poder allí había corrupción.

–Las épocas en las que ha habido escasez hay que contextualizarlas muy bien. Si había problemas de alimentos o de desnutrición, sin analizar más, decir esto fue culpa del PCUS, de Lenin o de un dirigente determinado, supone hacerle el juego a la ideología burguesa, a la que nos le interesa que analicemos la verdad. Si hablamos de algunas etapas en las que ha habido esos problemas en la Unión Soviética, por ejemplo cuando se hicieron las cooperativas agrícolas y los koljoses, los terratenientes que quedaban se organizaron para prenderle fuego a cosechas y al ganado que provocó hambrunas y todo tipo de problemas, obviamente.

–Hablamos de un país que llegó a la Revolución de 1917 anclada en el feudalismo.

–Rusia era un imperio totalmente atrasado. Los campesinos todavía trabajaban la tierra con herramientas de madera y les contaban que los bolcheviques hacian pactos con brujas. Imagínate. No creo que el Partido Comunista ni los bolcheviques creara miseria en el proletariado ruso, más bien al contrario.

–¿Qué opinas de muchos ex comunistas que han acabado renegando de esa ideología? Algunos han acabado abrazando pensamientos políticos totalmente opuestos.

–La ideología burguesa actúa en cada momento y nadie está a salvo de ella. Hay muchos casos de comunistas que, después de ser represaliada, torturada, encarcelada y dispersada, ha acabado claudicando. Algunos se han arrepentido, firmando pactos con la Audiencia Nacional para que les mejoren las condiciones y les reduzcan sus condenas. ¿Qué pienso? Evidentemente, no he estado nunca en esas condiciones. Nunca me han dado una paliza ni he tenido que dejar a hijos pequeños detrás por pasar de la clandestinidad a la cárcel. A lo mejor, después de ocho o diez años, acabas claudicando. La lucha es muy dura. Quien algo quiere, mucho le cuesta. Yo no les puedo dar lecciones, pero esas personas no creo que sean las imprescindibles para conseguir aquello por lo que luchaban. Silva Sande es uno de ellos. A Xurxo García Vidal, otro antiguo miembro de los GRAPO, que también acabó cediendo. Incluso en las organizaciones más consecuentes como el PCE (r) se han creado fracciones que han dividido el partido. Pasa en casi todos los movimientos. Hay otros referentes, a los que me gustaría parecerme, que no claudican.

–¿El rap te va a acompañar siempre?

–No creo que deje de escribir canciones y poemas. Es algo que siempre me ha gustado hacer y creo que tiene mucha utilidad difundir a través del arte las ideas revolucionarias. Durante la Revolución, Stalin expresaba sus respetos hacia Vladimir Mayakovski. La obra de escritores como Bertold Brecht ha infundido conciencia de clase. El arte es útil para que te planetees cosas que nunca te habías planteado y tomes iniciativa. Las canciones son más fluidas que los libros de los clásicos de la teoría marxista y te pueden llevar a conocer esas ideas para que acabes formando parte de la historia. Juan Manuel Olarieta, un abogado que también fue represaliado político, dice en una charla que no nos limitemos a escuchar poesía y nos anima a que nos hagamos poetas revolucionarios, protagonistas de la historia.

27 Respuestas a Siker, el rapero ibicenco que se libró de ser imputado por enaltecimiento del terrorismo al ser menor de edad

  1. Trotsky Responder

    1 febrero, 2017 en 7:19

    Hacía falta una entrevista de este calado ? Ni que fuera un premio Nobel … y encima va a sa real el joven comunista , todo muy cool

  2. musolini Responder

    1 febrero, 2017 en 8:05

    si mejor se entrevista al director del colegio de curas

  3. Jesus Responder

    1 febrero, 2017 en 8:36

    Asi empezaron muchos imputados a no investigados.
    ¿De verdad alguien que no sea su padre le prometio algo?

  4. Bartolo Planells Responder

    1 febrero, 2017 en 8:39

    Cuando cumpla la mayoría de edad, Welcome To Podemos, Welcome Refugees, Albergue Si y demás cuentos que sí y que sí.

  5. MTR Responder

    1 febrero, 2017 en 9:03

    Un tipo de verdad peligrosísimo, qué vergüenza que se apellide Cardona. Espero que lo vigilen de muy cerca, éste es de los que repetirían el 13 de septiembre y se quedarían tan anchos.

  6. Red-redmption Responder

    1 febrero, 2017 en 9:07

    Su buena comida de olla que tiene y quiere perpetuar

  7. Panoramix Responder

    1 febrero, 2017 en 10:11

    Este o no de acuerdo con su ideología, opino que este chaval (sólo 17 años), tiene más principios y capacidad crítica que muchos dinosaurios, ovejitas y demás faranduleros que soléis escribir por aquí. Besitos

  8. asdafgskld Responder

    1 febrero, 2017 en 10:29

    Menudos comentarios más vomitivos de la caverna del: albergue no, pobres fuera, putos yonkys, moros de mierda. En serio.Encima diciendo que qué vergüenza que se apellide Cardona ¿Rompe con la saga fascistoide tan arraigada en los indígenas ibicencos? Madre mía.

  9. Arbusto Responder

    1 febrero, 2017 en 10:35

    Medalla de oro Ciutat d´Eivissa 2017. En Bwin se paga 1,13€ eso quiere decir que está muy cerca de conseguirlo.

  10. Me parto de risa Responder

    1 febrero, 2017 en 10:37

    otro titulado en Twitter, que seguro que a leido 140 caracteres de algun comunista casposo y a encontrado la solución a todos los problemas del mundo.las palabras comunismo y capitalismo pegan demasiado y se ve que son faciles de rimar pata éstos profetas de la rima lirica sin sentido

  11. Fiebre Responder

    1 febrero, 2017 en 11:06

    Es gracioso que un niñato ( sin animo de ofender, pero lo es) se autodefina como comunista revolucionario sin saber ni que es el mundo laboral… gastando la pasta de papa y mama, al margen de los peoblemas reales que se presentan en la vida… no critico sus tendencias politicas, pero vamos este tiene de comunista lo que dice en sus letras… nada mas! Copia a su idolo como muchos otros y ya esta… si conoce la historia y lo que quieras… pero como dicen en una serie muy famosa: you know nothing “chaval”
    Acaba el bachillerato anda y dejate de movidas

    • Algulag Responder

      1 febrero, 2017 en 21:43

      Lo gracioso es que tú te pares a criticar gente que lucha por tus intereses mientras te quedas mirando como un pasmarote injusticias cada día sin hacer nada. Vergüenza debería darte que un “niñato” sea mil veces más crítico y consecuente que tú.

  12. Salem Responder

    1 febrero, 2017 en 12:17

    No sé por qué, pero me da a mí que este “niñato” escribe sus letras con menos faltas de ortografía que todos los que venís a rajar de él con tantísima inquina. Tiene 17 años y sabe más de historia, filosofía y teoría económica que vosotros de algo tan simple (y que se da en la educación básica) como las normas de uso de las mayúsculas o las reglas básicas del uso de las tildes.

    Y claro, eso jode muchísimo, os entiendo. ¡Mucho ánimo!

    • Fiebre Responder

      1 febrero, 2017 en 13:08

      conocimientos economicos y comunismo… anda que si, sabe un monton! y fuera escribir con faltas o no… lo han descrito todo bastante bien. Tu quizas seas otro volche o su compitrueno de clase… abre los ojos este chaval acabara mal… pero escribira de puta madre y podra filosofar con los otros iluminados. En cambio yo tengo mi carrera mi master y estoy terminando mi doctorodo y precisamente en economia… asiq apaga el tlfn que el profe te saca de clase…

      • Salem Responder

        1 febrero, 2017 en 15:30

        ¡Buena suerte con “mi carrera mi master y estoy terminando mi doctorodo”!

      • asdafgskld Responder

        1 febrero, 2017 en 18:03

        volche

      • Anonimo Responder

        2 febrero, 2017 en 23:05

        Pero menudos tontos estáis echos la mayoría que comentáis aquí. Sois los típicos que votan a Rajoy para después quejarse de los recortes en sanidad y educación. Que pasa que por tener 17 años ya no sabe nada de la vida o que? Los que no os enteráis de nada sois vosotros que seguís al sistema como ovejas, ¿no os dais cuenta de que las cosas pueden cambiar?

  13. Feina o menjar Responder

    1 febrero, 2017 en 13:08

    Muy buen rapero, he escuchado su videoclip y está muy bien para no llegar a los 18 años. Aunque esté (hoy) en desacuerdo con sus ideas.
    Estudiar en Sa Real no es clase obrera, y él mismo parece ser consciente de esta contradicción. Por supuesto, ir a un colegio pijo porque tus padres lo han elegido porque creen que es lo mejor para ti no es incompatible con ser comunista. Ninguno de los grandes líderes comunistas han salido nunca de las fábricas: Marx, Stallin, Lenin y Castro estudiaron muchos libros, soltaban discursos y como mucho, dirigieron ejércitos. En España es igual: Anguita, Garzón o los de Podemos han hecho poco más que dar clases y militar en partidos políticos.

    • asdafgskld Responder

      1 febrero, 2017 en 18:05

      Stalin era hijo de un zapatero, artesano, que más tarde trabajó en una fábrica de zapatos, de joven estudió en un seminario y trabajó de cualquier cosilla hasta meterse en el partido, él si tenía un origen muy humilde. Los otros que has dicho no, son todos clase media. Por otro lado, Sa Real no es público pero tampoco es de pijos ni de élite, lo que pasa es que en Ibiza es lo más pijo que hay tras el mestral.

  14. Sioque Responder

    1 febrero, 2017 en 13:52

    Toda la pinta de venir de familia desestructurada!

  15. Pagees Responder

    1 febrero, 2017 en 14:16

    Venga… Menos cerrar los ojos y burlarse y más tomar conciencia. Sin estar a favor de sus argumentos, veo imprescindible que todo el mundo sepa en qué sistema estamos viviendo y este chico con solo 17 años tiene muchas más capacidades que la mayoría de los borregos que comentáis para mofaros y eso vale más que tener dinero

  16. La Chancleta Vengadora Responder

    1 febrero, 2017 en 15:02

    Tira para la mili ya hombre, tres años en el tercio te daba yo dando de comer a la cabra.

    • Poseidonico Responder

      1 febrero, 2017 en 19:20

      Gran reflexión la tuya. Se ve que eres todo un ilustrado. Así podrá desfilar en algún homenaje franquista como el de Casa Pepe, verdad?

  17. Peter Responder

    1 febrero, 2017 en 16:11

    Sería un acto de humildad leer para interiorizar.
    Puede que os choque ese comportamiento, ideología o lo que queráis llamar de Siker, pero tiene más conciencia social, política, histórica y económica que muchos, más allá de la edad.
    Detrás de la pantalla todo es más fácil.
    Salir a la calle y reclamar tus derechos, teniendo en cuenta el condicionamiento y acomodamiento social que hay, eso es lo duro.

  18. Vipn Responder

    1 febrero, 2017 en 16:32

    Madre mia… Pero que habra vivido este tio de todo lo que habla… Josu Ternera dice… Lenin… Galindo… Lucha obrera??? Pero habra cogido una azada en su vida este??? Vaya cacao que le han metido en la cabeza a este chaval…
    Este es el gran producto de nuestra gran educacion.
    Conciencia social dicen… Desde Sa Real… Es de coña!!!

    • Feina o menjar Responder

      1 febrero, 2017 en 19:47

      No creo que ninguno de los que estamos aquí haya cogido una azada con la necesidad y las implicaciones con la se cogía en España hace 60 años.
      No somos conscientes de lo orgullosos que deberíamos estar ante tal hazaña.

  19. M Responder

    17 febrero, 2017 en 17:48

    Haces bien en no dar lecciones a personas que han dado su vida por lo que creían justo, a ti y a otros aprendices de “comunistas”: Ni Xurxo cedió a sus principios, ni sois quien para juzgar su decisión de abandonar un grupo por el que terminó totalmente decepcionado…Para mi es imprescindible, y eso es lo importante…Cuando lleves 15 años visitando prisiones, hasta 2 veces por semanas, por con compañeros, familiares, sufras la clandestinidad y encarcelamiento durante 20 años, aislamiento, dispersión, y una profunda decepción…Podrás hablar de él

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *